jueves, enero 12, 2017

De ti y de mí (2)




Apenas nadie recuerda si Galdier y Mereat fueron enemigas.
Se olvidó ya el nombre de los guerreros muertos.
Sus manos grises me saludan desde el lado oscuro de los presagios.
Sus ojos me advierten
y yo
entierro mis párpados.

Nace el día. Nace un mar.

Me reconstruyo en olas blancas.



(Imagen: Christos Tsoumplekas)