viernes, enero 13, 2017

De ti y de mí (3)



Tu boca me acoge como fruta dulcísima.
Soy racimo ofrecido en tus manos altivas.



(Imagen: Martín Toyé)