miércoles, octubre 15, 2008



Se confunden los nombres, los rostros. ¿Cuántas ellas fueron ella? Delimito márgenes, parábolas sucias de palabras perdidas. Éste es mi lugar, tú (la sin nombre, la sin rostro) quedas fuera. No quiero ver tus ojos. La noche es tan cálida en sus manos cuando aparto tus ojos. Tiresias me ofrece el último canto, alza las manos al vuelo, se desvanece en un círculo de abismos.



Imagen: Jam Abelanet

18 comentarios:

coco dijo...

¿Una cerveza? Esta vez invito yo, querida mia.

dintel dijo...

Buena compañía, la de Tiresias.

Masakoy dijo...

Casi dejaría a la sin nombre formar parte de ese todo.

Hasta el infinito y más allá

Fernando dijo...

hermoso...besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Tiresias...hummm... qué influencia mitológica tenía ese ser ahora no lo recuerdo bellas palabras, preciosa imagen y mi saludo!

LOLA GRACIA dijo...

Si, ellas y siempre la misma. Y si fuera ella que cantaba el otro. Pero es que siempre es ella. Siempre ella.

Miss Adore dijo...

Cuando nombras un rostro, y se te hace familiar, es difícil dejar de ver los ojos de esa persona... difícil pero no imposible.

un blog que dan ganas de leer :)
Muchos besos!

El éxodo dijo...

Cuando un rostro resume todos los rostros, lo más probable es que también nosotros hayamos recibido el castigo de Atenea. Qué injustos los dioses. Ahora bien, nunca creas las charlatanerías de adivinos y otros oráculos. Todos, sin excepción, están ciegos.

Un abrazo.

Enredada dijo...

Tiresías... mago...
uno en todo..
besos

nancicomansi dijo...

Todos somos muchos y aveces queremos ignorarlo...

El Deme dijo...

Un placer leerte y sentirte (con tus sugerentes imágenes). Saludos desde Madrid, tienes un mundo muy peculiar.

Maimnides dijo...

¿Y si fuesemos desechos de hielo antigüo' La luna caería como una espada sobre nosotros, y asi, cerca, podriamos viajar a la atmósfera como estándares nobles.Besos encanto

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los abismos están en el precipicio de cada uno, en la oscura lejanía del precipicio de nuestro interior. Me encantó
Saludos

txe dijo...

hala!!

Pilar M Clares dijo...

Eso lo hago yo, es muy fácil.
Digo lo de la confusión.
Saludo

Ana di Zacco dijo...

No siempre, pero a veces todas las ellas son la misma ella. Se persiguen mútuamente en la oscuridad y la Tierra girando y girando, y los años pasando y emborronándolo todo..
Y yo -como siempre en esta serie- insisto en que ellas deberían hacerse amigas, casi hermanas de tanto que se parecen aunque habitualmente él no lo quiera ver.

Mandarina azul dijo...

Madre mía... me sigues poniendo los pelos de punta con tus Dos por Dos, Sintagma...

Abrazo grande.
:)

atikus dijo...

Dejara de llover...quizás, algún día.