viernes, octubre 24, 2008


Ahora que todos los mares tienen nombre, nado. Sólo nado. No busco ya nada que no quiera que yo encuentre. Y aunque soy apenas un minúsculo pez, a veces deshago la corriente, me reinvento y vuelvo a la esencia de lo que soy, jugando entre la ambigüedad y el exceso. Estás advertido: muerdo espejos en ojos ajenos.


Is this a mirror of myself
Am I somebody else
I don't wanna be...everybody
Is this a mirror of myself
Am I somebody else
I don't wanna be




(Martin Solveig, Everybody)
Imagen: "Cardume". Sintagmainblue


24 comentarios:

coco dijo...

Hasta los mares acaban lloviéndose encima. Y si no, que se lo pregunten a Concha Velasco.

coco dijo...

PRIMEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!! (¿Hay premio?)

Belén dijo...

Me da igual, si son tus dientes los que muerden, te presto mis ojos, mi espejo... hasta mimar ;)

Besicos

Novicia Dalila dijo...

Hay que saber mirar bien en el propio espejo para ver quienes somos realmente... Todos luchamos por ser un pececito único en medio del gran banco de peces clónicos... Es cuestión de eso: de reinventarse, de descubrirse...

Un beso

Eria.. dijo...

Entre el resto de los peces... te veo.
Besitos varios.

El éxodo dijo...

Aún quedan mares sin nombre que están habitados, paradójica y cruelmente, por peces con memoria.

Abrazos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"No busco ya nada que no quiera ser encontrado."

Quizás también porque no haga falta.
Saludos!

LOLA GRACIA dijo...

Muerdo en espejos ajenos...guau

NoSurrender dijo...

yo, en cambio, sigo poniendo nombre a mares desconocidos

santiago dijo...

me encanan los peces pequeños y el mar
n placer leerte

cristal00k dijo...

Mirarse al espejo ¡toda una aventura!
A veces, tan revelador que no siempre se está preparado. Y sin embargo, tan necesario.
Un gusto leer en este mar.

Enredada dijo...

Estás advertido: muerdo espejos en ojos ajenos.

precioso!
besos

CurroClint dijo...

Morder espejos,
yendo a contracorriente,
contraproduce...

Viva la contraproducción!!
Besos

havier dijo...

Seguro que aun queda agua, salada o dulce, que no teme ser recordada y mordida por un pez minúsculo (se llame o no Wanda) que no teme e impone sus reglas de juego…aunque sea en ojos ajenos.

Un beso.

Osselin dijo...

El espejo en la mirada del otro
hace que nos mordamos a nosotros mismos siendo en realidad al otro al que mordemos. Una forma refinada de masturbación estética.
Es un monólogo bidireccional alojado en el otro con eco en nuestra propia soledad y reverberaciones envolventes en mundos tan íntimos y ocultos como necesarios porque no se sacia la sed sin agua ni se sacia el agua sin sed, aunque esa agua sólo sea un espejo, el espejo de la mirada del amado y a veces del temido.
(en la línea de "Perra Negra" i del Post Ítaca)

Ana di Zacco dijo...

Y quien avisa no es traidor...

Alodia dijo...

El mar como principio y fin de todas las cosas.

Patri dijo...

Buenos días guapa!!, mandame un correo con tú núm de calzado. Gracias corazón por hacerme sentir Oásis...

Un beso grande

Capri c'est fini dijo...

¿Qué somos sino peces minúsculos en un eterno oceano? muerde lo que quieras... que la corriente sigue arrastrando. Un beso.

(* dijo...

Deshacer la corriente... Qué imagen tan bella. El agua deshaciéndose del agua y luego, otro mar, con otro nombre, con otros peces.Re-iniciar.

Dulces besitos.

Madeja de Palabras dijo...

Magnífica advertencia.
Magnífico poema, magníficas imágenes, magníficas letras para este atlas libre cosido a los nombres del azul.
Un abrazo

Los pasos que no doy dijo...

Advertido quedas, y no es una amenaza sino un consejo

Eres grande, in blue

Ñoco Le Bolo dijo...

Siempre somos algo más. Tabmién somos los que no queremos ser.

Tenemos que acostumbrarnos.

Bicos

Nuria dijo...

Magnífico tu banco de peces.