miércoles, noviembre 08, 2006

sed



Enmudecen los ángeles su brillo
y el mundo se moldea en cuenco que nada contiene.




Imagen: Corrado Maria Falsini

4 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Tan grácil como el velo que se despliega en la foto...

vumte dijo...

Angeles en las repisas, en el autobús, en la biblioteca, en el hombro, en una mirada de cuencas secas

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Me han gustado los versos, la sinestesia del primero tiene mucha fuerza.

Saludos. :)
Josema.

quantum dijo...

Sed y seda aquí...hacia dónde?
Beso hacia ti.