viernes, noviembre 10, 2006

CUATRO



CUATRO. (Re)conocimiento. Saber cómo hueles. El calor de tus nalgas en mis manos de arena. El áspero tacto de tu lengua bendiciéndome. Caminos que me (re)corro de memoria con sólo tus ojos pidiéndome ofrenda. Cáliz soy de vino oscuro

(re)cordándote.




7 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Buf, tus palabras si que son bastante líquidas...Se cuelan con facilidad en los recovecos que tengo

Anónimo dijo...

Mmmmmmmmmmmmmmm.........

quantum dijo...

De los sentidos a los sentimientos y viceversa: caminos que (re)corremos. Y viceversa.
Y estos versos fluyen. Y no sigo.
Besoblue.

Los pasos que no doy dijo...

Jopéee¡ (no tengo palabras, uf)

pazzos dijo...

-Quiero una flor.

-Flor, ¿pero qué flor?

¿la simplona margarita?

¿la ensoñadora amapola
de carmines y rimmel travestida?

¿la orquídea sofisticada,
la bromeliácea exótica
o la intrincada
y espinosa
rosa?

-Sólo quiero una cala
una simple hoja blanca
recogida en sí misma.

kasandra dijo...

Las palabras intensas. La imagen como esas flores de O'Keefe Próxima e íntima y Aute, maravilloso.

liton dijo...

Vaya!...Me he puesto colorado....