jueves, octubre 12, 2006

TRES


TRES. Basta volver a introducir los dedos bajo la tela. Cerrar los ojos. Allí estás otra vez tú. Y tu boca da paso al tránsito húmedo del deseo como una orden que no admite réplica. Mis dedos juegan a aritméticas, siguen la cuenta de un rosario líquido que moja los muslos de mi alma. Sigues tú en mi cabeza, tacto recordado, materia precisa que se recrea oliéndote. Vuelvo a ser medusa que nada en playas de locura. Dibujo tres cometas que se balancean en el recuento de tus manos... y me pregunto:

¿quién eres tú?



en Cantos Húmedos

7 comentarios:

Reality Bit dijo...

Un texto muy bello. Y muy sugerente. Enhorabuena por el blog, me gusta mucho. Saluditos apretados

Vumte dijo...

¿ y qué hace un arma de seducción masiva como tú en un blog como este?

liton dijo...

Hay ay ahí mi Safo.....

Viejo Faro dijo...

"Nada. Sólo la marea que sube."

si te veo en la próxima estación de tránsito te saludo otra vez.
¿A dónde dijiste que ibas ahora...?
Claro, las coincidencias suelen ser rarezas, y más raras aún si uno pregunta coordenadas.

a volar, pues.

Anónimo dijo...

lo sutil y lo seductivo se dan tan bien la mano aqui que tientan el deseo siempre, siempre...

quantum dijo...

Se toca el recuerdo, que moja y enciende.

LOLA GRACIA dijo...

Buena pregunta