viernes, octubre 08, 2010

Estimo un Llop melancòlic
urpes de somnis,
ulls de vols incerts.
I jo, Lloba
(encara més melancòlica que ell),
em reescric cada dia,
ballant a la seva boca.




Amo a un Lobo melancólico
garras de sueños,
mirades de vuelos incertos.
Y yo, Loba
(aún más melancólica que él),
me reescribo cada día,
bailando en su boca.


Imagen: Martín Toyé

7 comentarios:

El Éxodo dijo...

Cuando algo así sucede, mejor no esperar ni a la luna llena.

Abrazos.

lolagracia dijo...

Me encanta...bailar en la boca. Precioso

dintel dijo...

Sí, la imagen de "bailar en su boca" me ha encantado.

aniki dijo...

Bajo sombríos abetos mezclaron su sangre dos lobos petrificados en melancólico abrazo. La inquietante mirada del lobo vuela del dulce delirio al oscuro éxtasis.

Besos.

Refresco de Luciérnagas dijo...

Querida Loba, me mordisqueo los labios (de un pedazo, de cacho, de trozo de puta envidia) reconiciéndote que el reescribirte cada día, es un éxito que se ha ganado la licencia de proyectarte a esos labios como una buena película que se llama bailando con babas.

Notengonombre dijo...

Tienes un blog tan íntimo que resulta un tanto indigno comentar aquello que escribes. Es como fisgar en el corazón de otro. Si fuese mío, eliminaría la opción de poder comentarlo.
No publiques esto.

Igna dijo...

La melancolía se aposenta en vuestras bocas, esas miradas son de sentidos ciertos.

Saludos.