sábado, octubre 30, 2010


Arrojamos silencios hasta que una palabra
se clava en la boca del abismo
y nacen sombras en mis manos.
Braceo contra corriente.
Eres todo tú río sin tregua,
caudal amasado en muros de lamento.
Finjo certezas. Me deshago acatando destinos.
Vuelas río abajo,
y se entierran esperanzas
en el vientre vacío de la noche.




(De Mares Online, ed. Sial, 2008)


Imagen: Anna Bodnar

6 comentarios:

El Éxodo dijo...

...engendrando un destino
ya perdido, abortado,
a miles de años-sombra.

Besos.

Chousa da Alcandra dijo...

Tremenda vehemencia, a de finxir certezas...

Ricardo Miñana dijo...

Con la moral bien alta volveras a tener la ilusion.
Te queda muy bien la poesia.
un placer pasar por tu casa.
Que disfrutes la noche de haloween.
un abrazo.

Pierrot dijo...

La idea de un rio que colma un recipiente destaca el hecho de que todo caudal, en tanto es movimiento, tiene algo de sólida presencia y escurridizo vacío.

Saludos desde Lima

coco dijo...

Dicen que el rio siempre encuentra el camino al mar. Y como el rio, el amor. En tiempos de sequia hay que pensar que las lluvias volverán.

Pablo Fernando dijo...

Muy hermoso, y nostálgico.