sábado, abril 10, 2010


El dolor que entonces lo era todo,
padre y madre de entraña,
...............................absoluto
no es ahora ni tan solo duda,
breve rumor.


............................Tú dices Mar
............................y no te escucho


porque después de ti,
-blanca inmanencia-
florecieron rosas
a miles
en mi boca.








Sergio Dalma, A buena hora.

Imagen: Flor Garduño

8 comentarios:

El Éxodo dijo...

No obstante, nuestros padres, por mucho que los repudiemos o nos repudien, nunca dejarán de serlo. Ojo con parábolas de dolores pródigos.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

..."non é xa nen dúbida
Ti dis Mar
e non te escoito..."
¿por qué siempre te leo en gallego y al hacerlo te descubro mucho más?

Maria Varu dijo...

no siempre la blancura es imposibles, quizás puede ser también renacimiento

un abrazo

enrique dijo...

Siempre florecen rosas de tus versos...

Pablo Fernando dijo...

Me encantó , hay una declaración de tu sentir que rebazó el dolor de ayer , no se si el resto se equivoca en tu metáfora y la lee literlamente, en verdad hay que saber leer poesía verdad..

federicafernadezz dijo...

Como soys los poetas que Florecen rosas en la voca...
rosas que en mis hoidos suenan a gloria
Con olor de calamar en pepitoria.
Voy a por otro "canuto" pa que su umo me hinspire.
Federica.

coco dijo...

Estás preciosa. ¿Y enamorada?

N dijo...

Que bien sienta desengancharse...