domingo, octubre 25, 2009


Repito juegos. Una y otra vez repito juegos. (Otra tres). Nuevo rostro, nuevas manos, ante mí, visible. (Sí, otra tres). Tan cerca que hiere, corpórea ante el mundo. Yo soy la que no es, la innombrable, la que ciega sus ojos, hija sin treguas. Parimos círculos tres por tres. Pero yo ganaré esta batalla. Sí. Esta vez sí. Esta vez sí. Soy (por ti) la invencible. 



Imagen: Jam Abelanet

18 comentarios:

Los pasos que no doy dijo...

Esa batalla la ganarás, in blue, esa y las que se te pongan por delante¡ ;)

Un beso grande, mi niña

Fernando dijo...

siempre jugando...


bs

© Reina dijo...

Juegos sin treguas..., juegos viscerales, de palabras y sin palabras

Besos.:) Reina

El éxodo dijo...

Siempre quise ser hijo -aun bastardo- de la víscera. Pero me quedé anclado en la víspera.

Abrazos.

Camille Stein dijo...

innombrable
como el juego
visceral
que repetido
impele
a la batalla


-bicos-

Merce dijo...

Siempre invencible, sí...

Belén dijo...

No solo los repites, si no que los ganas...

Maravillosa

Besicos

J.R. dijo...

yo no juego contigo si no es con un as en la manga. Porque si el premio eres tu. merece la pena hacer trampa.

kasi

dintel dijo...

:) Repetir lo que gusta, no está mal.

T. dijo...

Vaya, no se permiten las malas críticas, asumo. Lástima, porque verdaderamente llevaba una intención constructiva, aunque no lo creas así. Saludos cordiales.

Felipe Sérvulo dijo...

Siempre es un placer reencontrarte y leerte.
Abrazos.

LOLA GRACIA dijo...

ganar batallas.Pequeñas, grandes y no desmayar.

T. dijo...

No sé, Pura, la verdad, estoy perplejo, y te lo digo del modo más sincero y sin querer ser en absoluto ofensivo (no es mi estilo, aunque el hecho de decir de manera directa cosas políticamente incorrectas pueda tomarse como una provocación o un desprecio).

Siempre me ha parecido sospechosa (y un poco patética en el fondo) la asimetría inherente a los comentarios de todo blog: se admiten sin sonrojo los más empalagosos (hay uno en el post de al lado en el que te dicen nada menos que "tú eres la poesía", aquí sólo te llaman "maravillosa", y parece ya incluso que sabe a poco dado el nivel de engolamiento de los comentaristas), pero no se admiten los levemente críticos (nadie habla de insultantes: es obvio que no se deben tolerar los exabruptos). Pueden ser inmotivados, quién lo duda, y hasta puede que malintencionados (no es el caso, te lo aseguro). Pero no se le piden explicaciones al elogioso, se admite sin más su juicio positivo, por desmesurado o incoherente que resulte.

Insistir en esa línea me parece vano: añadir elogios, si los tuviera, sobre tus poemas sería redundante, ya hay mucha gente que te alimenta el ego (ego tenemos todos, puede que yo más que nadie, no es una acusación, es una constatación). En cambio, bien puede ocurrir (y hasta será de agradecer) que uno tenga lectores a los que no satisfaga plenamente (pero satisfaga lo suficiente como para que no se alejen del todo o vayan y vengan en función de sus propias idiosincrasias), y cuya opinión crítica pero constructiva (creo que ése ha sido siempre mi caso), le aporte más que esa retahila de parabienes de los rendidos admiradores.

Por ejemplo, nunca te he ocultado mi cansancio hacia lo limitado (a mi juicio, siempre, claro) de tu temática y la continua repetición de los mismos recursos expresivos: variaciones sobre el mismo Tema, sobre el Único y Sempiterno Tema. Es tu elección, por supuesto, y uno tampoco decide demasiado lo que escribe (lo digo por experiencia), pero, dado que es obvio que te encuentras con demasiada gente que te refuerza en esa tendencia, no sé qué mal podría haber en que un destemplado y hasta si quieres inadaptado (o lo que quieras, que ya estoy acostumbrado a que me digan de todo: que no me quiere nadie, que tengo una necesidad patológica de atención, que no sé nada de poesía... lo que quieras, ya te digo) te diga que tu poesía tiene un vuelo muy corto (para lo que pareces prometer con tu técnica, con las potencialidades que muestras) en su modesta y perfectamente ignorable opinión, y de esa humilde y probablemente despreciable opinión quede constancia en tu blog, como queda constancia de otras, puesto que no ha sido un insulto, un exabrupto, una salida de tiesto o un mensaje incoherente.

(./...)Sigue

T. dijo...

(./...) viene del anterior

Las críticas malas son necesarias, y uno debe encajarlas apropiadamente y obrar en consecuencia, o no (tampoco nos vamos a poner a borrar posts, como antiguamente, espero). No parece que ocultes tus éxitos, y bien que usas el blog como caja de resonancia de tus actividades poéticas, de las cuales me congratulo, así que justamente el nivel alcanzado debería permitirte incorporar voces de esos "otros" lectores (si queda alguno aún no ahuyentado) que no necesariamente compartan (al cien por cien al menos) tu poética y te lo hagan saber. Que nadie les pidió opinión: claro, ni a los elogiosos tampoco, y bien que se recogen las suyas.

Y, por supuesto, siempre queda la opción de no permitir comentarios. O moderarlos, como es el caso, para filtrar lo que sea necesario.

Pues bien, en la intimidad que nos permite esta moderación te hago estos comentarios, que bien puedes tomar como un desahogo, porque quizá lo sean, pero que no puedes tomar sólo como un desahogo, porque no son sólo eso.

Respeto, obviamente, tus derechos de bloguera, si es que se puede hablar sin sonrojo de tal cosa, pero reclamo entonces mi derecho de lector y comentarista, dado que creo que no he incumplido norma alguna (norma explícita no hay y las normas generales de la buena educación creo haberlas respetado, y si no es así, te pido sinceras disculpas).

Te agradezco el tiempo empleado en la lectura de este mensaje.

Suerte en el futuro con tu poesía.

Saludos.

Viktor Laszlo aka Tango (aka otras cosas: ya hemos quedado que las opiniones no deberían tomarse de un modo u otro firme quien firme o si no firma nadie, pero, vaya, ahí está mi nombre como bloguero más conocido, a pesar de que es un nombre de alguien que ya ha muerto varias veces).

Anónimo dijo...

variaciones dos por dos. Fantastico!

J.R. dijo...

T encantado de leer T En diagonal por supuesto.
Veo que tienes academia de crítica literaria. Bravo es loable, Cuando sepas escribir serás un cielo. Y si aprendes educación algo inenarrable.
Porque este espacio en un sitio para dar una opinión -siempre subjetiva- de lo que a ti te parecen, sugieren, evocan, rememoran los escritos de Pura. Otra cosa es que pretendas sentar cátedra. Y opinar sobre lo oportuno apropiado ajustado y políticamente correcto. De los que comentamos sus posts. O te has pasau tres pueblos o meas fuera del tiesto.

T. dijo...

Pura, creo que me dejas en una desventaja notable con no publicar mi comentario original: de ese modo el que aparece ahora aquí como mi primer comentario parece apelar en general a los demás y resulta inmotivado, lo que provoca reacciones como la última. No quiero responderla, ni entrar en polémica, pero considero que falta un elemento esencial en la discusión y es el hecho de que yo enarbolo mi argumentación como respuesta a la desaparición (que yo juzgo arbitraria) de un comentario mío, eliminado por la autora del blog. Ya te dije la última vez que era tu prerrogativa publicar o no mi último comentario y compruebo que has optado por no hacerlo, pero veo que esa decisión me deja indefenso ante comentaristas como "J.R.". Siento horriblemente ser tan pesado y comprendo que este tema no da para más, pero te pido que reconsideres tu actitud o al menos comprendas que la decisión de borrar un comentario provoca, como se está viendo, un conjunto de consecuencias imprevisibles, que por lo general es mejor evitar. Nada hubiera pasado si mi comentario original se hubiera mantenido, creo.

Te pido disculpas una vez más y prometo no volver a importunarte. Saludos.

T dijo...

Agradezco que publiques mis comentarios críticos, Sintagma. Sin embargo, el que borraste y no puedes recuperar y es el origen de toda la discusión no aparece y eso hace que el asunto se entienda mal. Si no te parece mal, pongo aquí su breve texto para que los lectores tengan suficientes elementos de juicio. No lo recuerdo literalmente pero era algo así:

"Sí, un poco repetitivo sí que resulta esto, la verdad."

Como sigues moderando los comentarios, si no te parece bien esta aportación, puedes no incorporarla sin más. Me parecerá correcto, y, además, ¿qué podría yo hacer al respecto?

No te molesto más, ni a ti ni a tus lectores. Un saludo