domingo, julio 13, 2008



És, molt sovint,
alguna nit del mes de juny potser,
entre el dit gros i l'índex,
alguna nit del mes de juny,
la dimensió precisa i l'exacta textura
del teu mugró marró
clavades a un racó secret del meu cervell.


(Iván Tubau, Les ostres i el vi blanc)


Traducción al español: aquí.





Imagen: Estela Rivero



13 comentarios:

amor y libertad dijo...

con gusto daría mi cervell a cambio de tu compañía y de tu abrazo

;)

santi

El éxodo dijo...

El cerebro, hecho imaginación, es tal vez, junto con el corazón, nuestro órgano sexual más poderoso, puro amor pensando en las excelsas impurezas -aun tan cándidas- que, piel a piel, otorgan la vida; la vida a lo ya creado y a lo que está por crear. Vida derramándose buscando otra vida que igual ya yace muerta en los recuerdos.

Un poema impresionante.

Abrazos.

38 grados dijo...

mejor pensar en pezones que no en problemas.

Miguelo dijo...

con la traduccion creo q pierde un poco ¿no?

Liton dijo...

Siempre inquietante y encantadora.....
¡Ay mi Sintagma, eres tan azul!

Luna Carmesi dijo...

memorias de los dedos, activando sus yemas, mojando la parte de la mente que corresponde...

caramelo dijo...

no sé como fue, pero el comentario quedó en otro lado (en la traducción)

Palbo dijo...

Dos elefantes se estaban bañando, y uno le dice al otro: -¿Me pasás el jabón? -No, radio.

atikus dijo...

los secretos, cada vez menos, no nos dejan tener secretos...;(

besos, sin que se entere nadie ;)

Madame Vaudeville dijo...

Mira qué picarón se pone Iván Tubau en las noches de junio... Sexy sintagma, besos azules

IGNACIO dijo...

La textura del pezón cambia,
todos los días que con algún dedo
o el músculo que casi todo lo tensa, pone al contrario en la dimensión exacta, de un encuentro, mientras mi cerebro lo piensa, y mis manos perfilan la piel, de la persona que amo.
Divagando...

Besos in Blue.

coco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
coco dijo...

Sovint tanco el dit gros i l'index,
sobre la lluna d'estiu. Imagino que és meva, i em sento tan mortal. Tan feliç.
Dir que imaginar el teu mugrò entre els meus llavis, em faría mortalment feliç, és poc.