viernes, abril 18, 2008

El olvido



La olvidé. Por completo. Para siempre
(o eso creía entonces). Me cruzaba
con ella por la calle y no era ella
quien se paraba ante un escaparate
de ropa deportiva, no era ella
quien compraba el periódico en un quiosco
y se perdía entre la muchedumbre.
Como si hubiera muerto. No era ella.
Su nombre era el de todas las mujeres.


(Luis Alberto de Cuenca, de El hacha y la rosa, 1993)



Imagen: Helmut Newton


21 comentarios:

Camille Stein dijo...

No sé si viste 'Herida', de Louis Malle... Hay una frase demoledora de Jeremy Irons, hacia el final de la película... 'No era distinta de las otras'. En eso se resuelve a veces la pasión. Pero la pasión de él no había desfallecido: se había transformado en obsesión. Se comportaba 'como si ella hubiera muerto'. El muerto era él.

humilde dijo...

....me recuerda a un cambio de hace tiempo.... pasar a su lado y no reconocerla.... pasar a su lado y no ser reconocido....

Roccocuchi dijo...

que bello! me gustaría decr muchas cosas, pero las olvidé

Neander dijo...

No era ella, y ella estaba en todas... seguramente eso sólo les pasa a los poetas, gente rara que vive la vida de otra manera, gentuza... jajajaja

Más claro, agua dijo...

El olvido está lleno de memoria (M. Benedetti)

Luna Carmesi dijo...

y de resentimiento...

(Prosigo el comentario de Mas Claro...)


;-)

enrique dijo...

Estupendo escritor, hasta en su etapa de político...

LOLA GRACIA dijo...

Herida me encantó....
No sé, hay mujeres que para algunos hombres suponen la síntesis de todas las que han amado, sin que ello suponga ser impersonal...O sí. Depende de los casos. El martes veo a Luis Alberto en la Biblioteca de Molina de Segura.
Excelente poeta.

maria* dijo...

Mmmm... qué bonito :)

Refresco de luciérnagas dijo...

La recordé. Por completo (o eso creía entonces). Me cruzaba con una enfermera y era ella la que movia esa bata blanca, era ella la peluquera que me lavaba la cabeza, era la desconocida de las 7:45 que compra su periódico en un quiosco. Como si hubiera nacido mil veces. Siempre está ella. Pero su nombre lo olvidé.

Perversiones de Luis Alberto de Cuenca, por el dioto de yo.

Pierrot dijo...

Desde luego, no hay presencia mas inquietante que la del mas ausente de los fantasmas.

Saludos desde Lima

Los pasos que no doy dijo...

Cuando se ha amado así, para escribir esos versos, no existe el olvido, si acaso el olvido del dolor que produjo (o, mejor dicho, la anestesia)

Churra dijo...

Eso es el olvido y lo demas cuento, cuando todas son ella y ella puede ser cualquiera
Besos

38 grados dijo...

Y a veces hacemos ver que olvidamos.
un beso

Lula May dijo...

Si el olvido se empeña en recordarnos, tenemos la partida perdida de antemano.

Beso,
Lula.

MaleNa dijo...

Es tremendo "verla" en todas las mujeres, es otra, se evaporo el amor.

Impactantes letras de Cuenca y la imagen de Newton conjuga como los dioses.

A veces vamos sincronizando, ultimamente me persigue las fotografias de Helmut, subi un post en L'art.

Abrazos conjugados.


MaLena.

Mityu dijo...

Ser consciente de un olvido...qué sospechoso.

atikus dijo...

Que iba a decir...a sí estupenda foto , jeje!!...

bueno tengo más cosas pero me las guardo ;)

Merce dijo...

A veces recuerdo a aquellos a los que hace mucho tiempo que olvidé....

Ñoco Le Bolo dijo...

Hay olvidos que son necesarios.
Y duele.

Landahlauts dijo...

Y, además, Helmut Newton... qué fotografía más bella!