jueves, marzo 13, 2008

DIECIOCHO



DIECIOCHO. Duele el mar. Se desliza como una moneda entre los dedos. Caracolea cara o cruz en el tiempo. Luz de tormenta que desatas. Recuerdos de lo que aún no ha sido. Remontan los relojes su arena, detienen esferas. La sirena recuenta sus escamas, bebe veneno de antiguas lunas. En el olvido se desmigan letanías amargas de

perlas falsas.





Imagen: Howard Shatz
Canta: Diego Vasallo


23 comentarios:

38 grados dijo...

cuando las sirenas soplan sube la marea en nuestros corazones.

UMA dijo...

Las sirenas son inmortales, y sus cantos varìan las mareas, tarde o temprano.
Bello, Sintagma, para volar, màs que nadarlo:)

Lula May dijo...

Sintagma, cuando conocí tu blog me enamoré de los Cantos Húmedos. Y todavía me dura...

Beso,
Lula.

coco dijo...

Querida, acuerdate de mi cuando me olvides, y abrazame otra vez.

humilde dijo...

....culpa todo de la contaminación....

Miguelo dijo...

que bonito. este me ha gustado especialmente.

IGNACIO dijo...

Duele el dolor de lo que nunca ha sido, y el agua, como el tiempo se evapora entre los dedos.

Bs.

Luna Carmesi dijo...

Obvio parecia que lo que no pasó no debia doler tanto...

NoSurrender dijo...

quizás en el olvido se confunden las perlas falsas con las verdaderas ¿no?

divan dijo...

Tu sirena recuenta sus escamas y la mia se bebe tus palabras

Mandarina azul dijo...

Qué maravilla, Sintagma...
¿Por qué de la tristeza pueden brotar tantas expresiones hermosas?

Un beso. :)

Madame Vaudeville dijo...

Pura poesía. Duele, como el mar y el amar.
Bicos

Amor dijo...

mientras la cosa llegue a buen Puerto

¿estás allí, no?

te abrazo


santi

Robin dijo...

Los dedos del mar son de brisa y salitre,
acarician la memoria del agua,
surcan piel de añoranzas, cortan el tallo de una flor soñada
y la ofrecen…

Fernando Sarría. dijo...

de ese calor desprendido de la humedad...allí encontramos el fuego que ilumina la noche..será que todos nacimos del agua..besos

caramelo dijo...

"recuerdos de lo que aún no ha sido"...son los que más duelen, ¿será por eso de creer que después de lo bello que terminó nada puede volver a ser?

gracias por tu comentario, te respondí allá

Felipe Sérvulo dijo...

Pura, eres un encanto y, además, una excelente poeta.
Da gusto pasar por aquí.

J. Haldane dijo...

“Remontan los relojes su arena…”


Duelen tus palabras; leo sueños rotos, leo un tiempo que se ha olvidado atrás y que nadie acertó ha encontrar…, leo unos puños que se niegan a estar apretados…y envolviendo esa dolor leo paz interior…paz que tiene esperanza y confía en que la moneda decida dejar de ser canto.

Un abrazo.

Princesa Dariak dijo...

Porquè duele el mar a una sirena? Acaso un mortal la ha despreciado?
Esos olvidos vagabundos del oleaje... golpean...

Nostalgicas oraciones de agua...

Abrazos de Luz.

Basquiat dijo...

un dolor que retorna.

Los pasos que no doy dijo...

Qué cosa más triste son las sirenas...

Los pasos que no doy dijo...

Qué cosa más triste son las sirenas...

Alberto dijo...

Jo!
Cuantas ganas de re-engancharme a mi rutina blogera Pero es que con tanto trabajo, llevo unos meses de infarto.

Aún así un placer pasar por aquí, y poder visitarte, leerte y saludarte.

En un par de meses se acabará el estrés y podré volver a pasearme por mis blogs amigos favoritos.

Un abrazo y cuídate.

Alberto.