jueves, diciembre 27, 2007

negación


Contra toda apariencia, sigue ahí, agazapada. Acecha, vigila. No se oyen sus pasos, no danzan sus manos vacías, pero está. Agazapada. Apenas sombra, durante unos instantes, late, enseña su rostro oscuro, la mueca tatuada. Se cuela como el invierno por una rendija, recuerda lo que fue, lo que sigue siendo, negándose a fuerza de tantos silencios. Y deshago su luz en un pensamiento. Lejos, vete lejos. Pero ella me mira, se ríe de mí, baila cuando yo la niego en la punta del abismo. Y un sabor ácido se instala por enésima vez, otra vez. Otra. Sí, sigo ahí, agazapada.



Imagen: Clark et Pougnaud

7 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

Nin me abandonarás nunca, sombra que sempre me asombras.
Bicos de luz dende o cabaret.

i dijo...

y no se irá... hay una canción (de mis favoritas) que dice "ella no va a cambiar, tú no cambiarás, nadie cambia..."

habrá que seguir tratando de "llevarse bien" (lo que sea que quiera decir eso), seguir tratando de ser una o al menos de evitar desgarrarse en dos, en tres, en cuántas...

abrazos (a todas tú)

Ophir Alviárez dijo...

Y se desgarra uno, se mira, se increpa, se duele, se ríe, llora agazapada y el sabor ácido no es sólo un recuerdo sino el recuerdo, la presencia, la realidad que se afronta para seguir siendo la misma y las otras, las que quieran, la que se es...

Uffa!

OA

Ana di Zacco dijo...

¿La rutina? ¿la muerte?

Osselin dijo...

Que 2008 et sigui millor que 2007 (si això és possible).

Mar Calíope dijo...

Ser o estar, e ahí the cuestion.

Un beso, preciosa.

Los pasos que no doy dijo...

Es la loba que acecha, agazapada y eficaz, muy eficaz...