domingo, noviembre 04, 2007

Paradigma


Se levantó con una idea fija: necesitaba un bolso. No un bolso cualquiera, claro, debía reunir unas ciertas condiciones. Primero debía ser lo suficientemente grande para poder meter no sólo el monedero y los cachivaches de siempre, sino algunos libros y cuadernos de notas. Tampoco debía ser muy aparatoso, pues otra de las condiciones indispensables es que tuviese una correa para poder llevarlo colgado trasversalmente. De esta manera quedaría con las manos libres para llevar la maleta y poner manejar pasaporte y cartas de embarque.

La moda de aquel año apostó por los bolsos de asas cortas, por lo que el surtido de material con bandolera era más bien escaso. También debía cumplir otra norma para ser considerado aceptable: debía ser barato, con lo cual disminuía las posibilidades de encontrar lo que ella buscaba. Porque sí, lo buscaba. Sabía que existía, que algún diseñador en alguna parte había pensado en todas esas utilidades y sólo era cuestión de tiempo que diera con él.

Fue mirando cada uno de los modelos que ofrecían las diferentes tiendas que visitó. Siempre parecía faltar una de las cualidades por ella requerida. Después de varias horas, estaba ya por desistir. Sólo quedaba una última tienda. Entró y empezó a mirar los modelos. No, no, no, este no, este tampoco... hasta que una dependienta amabilísima la ayudó en su búsqueda. En cuanto ella le contó lo que quería, la dependienta fue sacando modelos que se ajustaban bastante a lo que ella buscaba. Al fin sacó uno que parecía responder a todas las expectativas. Sí, sin duda era él. Grande pero no enorme, cremalleras, asas de mano y asa bandolera, negro discreto y barato. Ni que decir, que salió a la calle llevando una bolsa que contenía la compra.

Al llegar a casa, lo sacó de la bolsa de la tienda y se dio cuenta de lo feo que era. Que los bordados lejos de dar un toque gracioso eran el paradigma de la horterez, que la textura de imitación de piel brillaba demasiado, que su aspecto denotaba claramente que su portadora caería por completo de glamour y tampoco podía pasar por una pieza informal, que hubiese sido una idea soportable.

¿Y ahora qué? ¿Cómo era posible que acabase de comprar "aquello"? El agotamiento debía tener la culpa, no podía ser otra cosa. En ese momento, también recordó que se había casado muy mayor.


Imagen: elsgarcía

13 comentarios:

Los pasos que no doy dijo...

Las prisas, que no son buenas...

Ñoco Le Bolo dijo...

Pues yo conocía ya esa historia, con un peueño cambio. Sí, salió a comprar una bolsa...y le pasó lo mismo.
Al final, llegó "los pasos que no doy" y le dijo, con muy acertado criterio, que las prisas no son buenas.

Pero para ser prácticos, se dijo, algo haré con ella.

coco dijo...

Habría que contratar a esa vendedora.

Mityu dijo...

Revelador el cansancio dónde puede llevar: a tomar por pareja al último que pase justo cuando uno está en un momento de debilidad física y mental, dispuesto a aceptar lo que sea, para salir del paso.

Un saludo.

Landahlauts dijo...

Cuando en la estación pasa el último tren... lo tomas aunque no sepas bien dónde te lleva. El caso... es huir.

Saludos.

CurroClint dijo...

Jjajajajja... Bolsos, zapatos... Las eternas sustituciones...
Ahí no me meto.
Besos

PerSe dijo...

y todo por un bolso?????? mmmm creo que no entendi jajajja

Vumte dijo...

Qué quieres que te diga, a mí me llena de ternura que hayas relacionado "aquello" con "eso" otro.

(joer llevo unos días que pa qué)

hera dijo...

No, no fue la prisa, fue la atencion d ela dependienta que la convenció y compartió con ella...o quizas le mostró una parte de ella que s enegaba...quizas en el fondo ser un poco hortera relaja....quizas se caso muy mayor porque era lo único que quedaba en la tienda?
Un abrazo

Ana di Zacco dijo...

No lo he entendido, siempre he sido lenta de reflejos, pero me huelo que el bolso "combinaba" con el marido.. Y es que los complementos lo importante es que "combinen bien". O eso dicen los que saben de esas cosas de la imagen y demás.

luz de gas dijo...

Tenía las maletas ya dispuestas para irse; le faltaba algo, y daba vueltas entreteniéndose , pues aún no estaba segura de quererse ir. Cogió algo, ya por fin, para asegurarse de que por fin iba a hacerlo,cualquier cosa valia.En casa, volvieron a entrarle dudas. ¿Se iría al fin?.

Luna Carmesi dijo...

Cielos... Hace un mes recibi un cursillo sobre como combatir los paradigmas desde un enfoque industrial de diseño... jeje
El final de tu relato... es sublime, quizas triste, pero sublime.
Gracias por él.

el nombre... dijo...

Con el comentario final, me dejaste impactada!!!!
¿se había casado mayor por dar tantas vueltas como con el bolso????
Buscando tantas cualidades en algo/alguien, muchas veces, dejamos correr el río de nuestra felicidad????


Besos