lunes, noviembre 05, 2007

Guantes




Delmer:
¿Quiere uno de mis guantes, señora? ¿No? ¿Por qué nos lo quiere? ¿Acaso los prefiere de piel de cocodrilo? Jajajajaja, ¿pero qué tiene la piel de cocodrilo que no tenga la piel judía, eh? ¿Acaso no protegen igual del frío del invierno? Además, imagínese por un momento la elegancia con que la mano que en otro tiempo tuvo esta piel levantaba su copa en honor de mujeres hermosas como Ud… de verdad, ¿no quiere sentir la calidez de estos guantes de piel humana? ¡Ah! ¿No?


(Guantes de piel humana, Julio Clemente Lourtau)


*Se representará el 16 de noviembre, a las 20 h., en el Auditorio de la ciudad conquense de Tarancón.

Más información en:
Imagen: Ewa Brzozowska

12 comentarios:

CurroClint dijo...

Tiene buena pinta. Tomo nota.
... "Y ella callada, asustada e indignada, apartando la vista de esos guantes atroces..."
Besos

itoitz dijo...

Tengo autentico mono de teatro.
hace bastante tiempo que no voy.
un abrazo.

PerSe dijo...

guantes de piel humana... si no patentaste el invento hacelo. Mas de una señora mayor queria guantes de nenas de 20

Mallén dijo...

... Sobre todo si se agrega un cuello de piel humana de mujer joven!!!

el desecuenciao dijo...

Los hay que compran guantes de piel de cocodrilo, pero bien forrados (valga la redundancia) por dentro con la piel que se dejan otros por tener un día más de vida.

P.D. de verdad yo también llevo unos días que pa qué

coco dijo...

Dios, ¿y qué vendrá después?: ¿pelucas de pelo humano? ¿injertos de dientes? ¿transfusiones de sangre? ¿trasplantes de órganos de muertos en accidentes? ...

38 grados dijo...

Me pongo unos guantes de esos y me coge una ictericia del quince....
prefiero unos guantitos de lana que son cutres pero decentes (o estarán hechos de la oveja Dolly?)

LOLA GRACIA dijo...

INGUIETANTE

El Toro de Barro dijo...

Deciros que esta obra de teatro, que se basa en lo ocurrido en el campo de concentración de Buchenwald, es la primera que se ha escrito en castellano en torno al Holocausto. Quiero dar las gracias a Pura por hacerse eco de la misma, cuyo guión he tenido el honor de rehacer, y con cuya representación -que renueva aquella que se hizo hace treinta años- me saco una espina sangrante del corazón, que no termina de salir por más que quiera...

Un saludo a todos...
Carlos Morales

Ñoco Le Bolo dijo...

Directo al corazón.
Una día más para recordar lo evidente
¿Cuántas veces repetirá el hombre el horror?
¿Cuántas veces las víctimas del horror se convertirán en verdugos?
¿Cuántas veces habremos de dolernos por nuestras miserias?
¿Cuántas veces...?
No, no basta con avergonzarse.

BUDOKAN dijo...

Qué lástima el estar lejos y no poder asistir. Hermosos guantes, por cierto. Saludos!

el nombre... dijo...

bueno, mis comentarios son tardíos, es que no doy a basto con el tiempo, mi diosito!


pero los guantes de piel humana!!! qué impresión tan terrible!!!!


No quiero ni seguir imaginanado!!!


Besosssssssssssssssparavos!!!!!!!!