viernes, noviembre 30, 2007

Negación de la luz





digo que existe la luz
lo que brilla es el espacio entre nosotros

somos figuras de ceniza rompiendo la monotonía del aire:
un par de precipicios ambulantes
donde se pierden los sonámbulos

digo que nuestra sombra es la creadora de la noche
que el día es sólo un invento inútil
como un reloj de sol bajo las nubes

lo que no dudo es la verdad de tus latidos
cuando me acerco poco a poco
y murmuro promesas
a tu ombligo


(Ivonne G. Ledesma)


*Poema publicado en en el núm. 5 de la pequeña joya que es la revista Atemporia. Nutrición subliminal a cuatro patas, de México.



Imagen: Samatha Wolov

5 comentarios:

tressert dijo...

No consigo imaginar mejor línea telefónica que los omblígos.
:-)
(tienes una traducción de lo de Eno).

refresco de luciernagas dijo...

sabía que estas letras no eran de tu ombligo, ¿será que te voy conociendo?

coco dijo...

Qué bonito. Quien fuera ombligo.

i dijo...

wow, qué honor ver danzar por aquí "mis" letras

abrazos, Santa Pura de los etc ;-)

Ñoco Le Bolo dijo...

La belleza de un reloj de sol bajo las nubes consiste en que te permite crear el tiempo.
La belleza de una pluma sin tinta...
te permite imaginar la belleza.