martes, julio 24, 2007

Pasado





Renace un ángel del pasado
y duda el hombre.
Atesoró sus alas antiguas,
su mirada de luz sabida.
Teme el hombre un nuevo naufragio
y el doloroso aroma de lo que se fue.
Tiende su mano el ángel
y dudo,
me rodeo de enigmas,
de incierta oscuridad con su nombre.
Tejo laberintos que tú descifras.
Es la hora de aquel as perdido en la manga.




Imagen: Ryan Cardone

17 comentarios:

modes amestoy dijo...

temor a lo nuevo, a lo desconocido, al fracaso... miedos muy humanos.
Un abrazo

India Ning dijo...

La memoria a veces es cruel e innecesaria, sienta precedentes negativos.

El Dueño de sus Cajones dijo...

Para esos casos suelo tratar de pensar fríamente ; "todo tiempo pasado...fue anterior"

Me encanta pensar que la mejor manera de predecir el futuro, es inventándolo.

David dijo...

No saber negar
la impaciencia de la espera,
el temor a la ceguera,
el aire que respirar.

Decir un sí apretado,
entre noes silenciosos,
el camino está enfangado,
lleno al menos de despojos.

Y con las venas sangrientas,
la piel a tiras
el ceño fruncido,
porque si tú me miras,
engañado estoy de tu impaciencia,
perdido entre las telas de la inocencia.

El amor salvaje que nos une,
entre tiras de algodón.

Naty dijo...

Renacen alas y con ellas el temor a un nuevo naugrafio (dolorosamente conocido)...

Juan Cosaco dijo...

La palabra renacer me recuerda al fénix, y el fuego se me antoja más propio de demonios que de ángeles; pero todo es posible.
Yo, sin embargo, creo en el futuro que nunca olvida el pasado, para no repetir los errores...
Pero yo me suelo equivocar, así que mejor no hacerme caso.
Salud!

Mallén dijo...

Frente a los miedos de la memoria, no queda sino lanzarse al vacío del vértigo...

humilde dijo...

....me encanta hacer ese tipo de apuestas....

coco dijo...

No lo dudes.
Alza la mano.
Y ve con él.
Y entornando los párpados en melancólica mueca, pregúntale, de mi parte, si tiene una hermana ninfómana que tenga un buen par de tetas.
Gracias.

quantum dijo...

Temiendo un nuevo naufragio pero sin resistir la tentación del mar, así somos.
Bueno es reencontrar tanta belleza.

Beso con as en la manga.

IGNACIO dijo...

Todo hombre tiene miedo a un estabilidad prefijada, por eso se suelen buscar cambios.
Y sin dudas no se vive.

(No encuentro mi As en la manga)
Un abrazo.

Rafael dijo...

"El doloroso aroma de lo que se fue"...
Es doloroso, si...; nunca doy nada por perdido, ni por "ido"..., aunque sea engañarme a mi mismo. De ahí que el dolor, lejos de diluirse con el tiempo, se va renovando.
He aprendido a vivir con él y creo que ya no podría prescindir de su "dulce" compañía.
Gracias por asomarte a mi blog.

el nombre... dijo...

Entre "Tedio" y "Pasado", yo encuentro una conexion. No sé si estaré monotemática... Es que siempre uno lee desde su espectro, no?

Está muy bueno poder decirlo como vos lo hacés, lo que no quita el adjuntado dolor...


besazos.

LOLA GRACIA dijo...

Hoy me he dado cuenta lo mucho que te echaba de menos, y ese remanso que es tu sintagma...muchos besos, Pura.

El Toro de Barro dijo...

El poema es bellísimo, pero la tentación es -casi- un adelanto de la decepción. Aunque no por eso dejaremos de caer en el abismo. Ah, no saber ver lo que el presente nos ofrece...

liton dijo...

Envido un beso.

Osselin dijo...

El último as en un brazo desnudo. O todo o nada.