jueves, junio 28, 2007

Hilván




Estás allí fuera,
mientras yo sigo en mi laberinto
en esta maraña de días e hilos
de dudas y recuentos.
Pareciera que todo fuese hilvanado
siguiendo la línea del aliento dolorido
que el último suspiro traza,
escapando al galope
desde la herida garganta
de un minotauro que se rinde.



(Mares On-line)


Imagen: Milos Sadik

22 comentarios:

josejimenez dijo...

joe, que melancolia/tristeza.

me gustan mas los hilvanes que punzan el sol traspasandolo, que el hilo dorado traspase la sonrisa de mis niños, la paella de hoy, la sobremesa de hoy, el cafe de hoy...

que nada este fuera, que este aqui, presente.

a mi me gusta el tomate.

Christian Supiot dijo...

Ariadna se arrepiente?

humilde dijo...

....odio que se formen nudos....

modes amestoy dijo...

minotauro en su laberinto, herido...muy bello.
Un abrazo

atikus dijo...

mal asunto eso de rendirse.

coco dijo...

Lo peor de estar perdido en un laberinto es que es complicadísimo encontrar un taxi los días de lluvia. No te digo nada, si además, pierdes el hilo de la historia.

torredebabel dijo...

pode ser porque de rapaza fun aprender a coser, pero as imaxens vencelladas aos fios, as telas e o oficio das costureiras sempre me parecen emocionantes e moi reveladoras.

Francisco Ortiz dijo...

Enigmático, misterioso poema. "aliento dolorido": qué imagen tan plena.

India Ning dijo...

Me das miedo. Mucho miedo. O sea, me impones. O me pones. ¿Cómo era?
Se lo voy a preguntar a Coco (ya sabes, ese ser)
;)

Joss dijo...

Ni pensar en esas manos.

DTB

NoSurrender dijo...

es que los laberintos tienen un no sé qué que qué sé yo.

Robin dijo...

En el laberinto de tus ojos me perdería si me prometes que no hay minotauro alguno esperándome, aún rendido me asusta... y no dispongo de hilo de ovillo.
Besos.

LE MOSQUITO dijo...

Qué terrible puede llegar a ser un hilván; tanto como su homónimo: Hilván El Terrible.
¡Glups!

LOLA GRACIA dijo...

Mejor salir del laberinto y evitar la muerte en soledad.

Javier Luján dijo...

El espíritu desea y el mundo decepciona con todos los muros que nos rodean.
Un beso, Sintagma.

tressert dijo...

El otro (un ejercicio sin otra intención).

Estás aquí, dentro
de este edificio laberíntico
que palpo con mis manos
sólo puedo intuir esos hilos
ya que desde fuera no hay dudas, sino miedo.

Pareciera que ese muro es un espejo
y tu aliento que es suspiro
no invita a la entrada.
sin embargo no hay escape a tu recinto
pues no quiero tu rendición
sino mi muerte.

(me preguntaba que sentiría uno de los que esperan a enrtar al laberinto. Sólo es eso. Bello, como siempre, tu blog)

mandarina azul dijo...

Qué peligro tienen tus puntadas, Sintagmita... :)

Liton dijo...

Besos de minotauro

el nombre... dijo...

dolorosos esos hilvanes, pero yo siempre apuesto a que vas a lograr una buena confección de tus angustias. aunque sea en el laberinto, (azul).

koolauleproso dijo...

Excelente poema, Stigmata,¿Quién tuviese tu talento?

koolauleproso dijo...

para hilvanar palabras con sentimientos? perd�n, pero dej� sin completar la frase antes.

Es que soy muy torpe con la inform�tica

El Toro de Barro dijo...

Es un poema fantástico, desde el principio hasta el final. Pero tiene echuras distintas -notablemente distintas- a lo que he ido conociendo. Un beso...