jueves, marzo 08, 2007

Gorriones en mi boca






Cantan mis manos tu piel,
tacto estremecido,
que al calor de mis labios
renace en pétalos de fresa.

Es el sabor del deseo perro
de tus dedos en mi boca,
gorriones en tu arboleda
que proclaman en mi lengua
la delicia de tu nombre.


Versos de perra negra

22 comentarios:

LOLA GRACIA dijo...

Buenas...Una delicia esos pétalos y el conocerte.

Itoitz dijo...

La mañana de Santiago está nublada de blanco y gris, como guardada en algodón. Todos se han ido a misa. Nos hemos quedado en el jardín los gorriones, Platero y yo...

Adulter dijo...

Perdona, pero lo de la foto, por tamaño y eso, se acerca más a un córvido de los tochos o hasta a una torcaz de antifaz volado.

:)

Osselin dijo...

Hoy me has dejado sin palabras. Magnífico poema.

Landahlauts dijo...

Muy bello, sí.

:)

coco dijo...

hay poemas que a veces quieren
Y a veces matan
introduciéndose
en cada poro de la piel
para salir en forma de lágrimas.
Y el dolor es más dolor
que en el pasado,
porque los recuerdos se aferran,
con los dientes,
a los labios,
en forma de palabras.

laonza dijo...

yo diría versos de "pantera negra", nena elegante eres, como una felina !!!!

atikus dijo...

preciosa foto, enamorada ella..., enamorado el?

Los pasos que no doy dijo...

Sabor del deseo perro..., si es que eres la más grande¡

mandarina azul dijo...

¡Bellísimo! Dios, y qué imagen...

zapa celeste dijo...

Feliz día, mujer.

humilde dijo...

....guau.... que imagen más fetichista, que versos también.... se me ocurren una de maldades con ello.... XD

dull dijo...

hola, me gustaron estas letras.
quien es perra negra, no la conozco
un saludo!

Juan dijo...

...que proclaman en mi lengua
la delicia de tu nombre.

Bellas palabras en boca de una mujer que desea a su hombre.

Un beso.

El detective amaestrado dijo...

Aún andan dando vueltas por mi portal algún verso que otro...Yo los cuido y les llevo comida a escondidas del presidente de la comunidad...

Vumte dijo...

Te asalto a besos de gorrión arremolinándote los pétalos en la piel, leyéndote con los dedos las letras perras de tu boca.

Me "pro-bocas"

patri dijo...

la delicia de tú nombre, me quedo con esa frase.

RAFAEL dijo...

¡Lambona!
¡Pero que boa merenda te buscaches!
Fermosa lambonada, si.
Bicos.

Rufus T. Firefly dijo...

Siempre digo que en el amor hay más de apetito irreprimible que de empalagosa ñoñeria. Da gusto poder leer una poesía tangible, un texto que tiene tacto, gusto... Poesía de los sentidos... diría yo, pero soy un cínico así que no debo decir esas cosas.

Osselin dijo...

El ojo se despierta de sí mismo y se va ahogando en cántaros de sueño.

La leche blanca se hace pálida en el pecho de la mujer amada: sombra en carne, carne en sombra. Y nosotros, ebrios de esa carne y de esa sombra, besamos y bebemos la sombra que también somos ahora.

Al desnacer el tiempo en su pecho, al igual que nuestra vida se ha invertido, se invierte otra vez más el curso de la muerte:

Y la leche pálida ahora es blanca

y se nos llora un sol de añicos nieve.

Poema de Curiese

Heriberto dijo...

Me he transportado en un vértigo irregular hacia ese terreno peligroso del "deseo perro", ese estado -que según cuentan- esta completo en toda su incompletitud.
Wow, me quedo pensando.

liton dijo...

Soberbio!!