martes, enero 17, 2017

De ti y de mí (6)



Galdier se divisa ya a lo lejos.
Mi corazón se delata en un temor escondido.
Me adentro en su playa
negra arena, sabores clandestinos,
juegos húmedos que mi cuerpo recuerda.

Bono canta Las luces se apagan,
está oscuro.
La jungla es tu cabeza,
no puedes gobernar tu corazón
y te precipitas dentro,
te paseas por mis entrañas
presa de lobos y garras.
Estoy en un lugar llamado Vertigo (¿dónde estás?)


Una niña te nombra y no pregunto,
sigo calle arriba,
caderas arriba. Un, dos, tres, catorce!

Tú estás en todo y no estás.
Es un viaje a la ausencia dolorida,
ahora lo sé.


Podría usar mis brújulas,
fecundar de mensajes el agua,
decirte que hoy habito tu tierra
que he visto tu casa,
que retengo los colores de tus hortensias a mi paso.
Podría mandar un emisario,
pedirte audiencia lúbrica
pero ya no es tiempo de besar tus manos.


Cada día es igual al otro,
siempre con tu recuerdo a cuestas
como un saco raído de inocencias.

Lo saben todos:
tu amor me enseñó
a arrodillarme.

Fe de amor. Claudicación en ti.








(Imagen: Katarina Sokolova)