domingo, febrero 27, 2011

y como noches




y como noches
como noches como panes
panes envenenados
como noches como ascuas
en ascuas
en ascuas toda la noche
brasa de espera
contando entrañas


soy la mujer entrañable
dicen que soy entrañable
dicen


y trago noches
y trago insomnios
entrañas de sonámbula en ascuas


noche cabrona
no reproche
no queja


calla
calla


brasas mudas
calla
calla y traga


ya lo sabes
lo sabes bien
si te quejas
te dejan








Imagen: Soren Skov

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una bella manera de decir verdades como puños.
Por lo que veo alrededor, la cobardía de los hombres es tal cual y si te quejas, te dejan.
Mi aplauso y reconocimiento.
Un beso
Miriam

Cirlot dijo...

Mi querida Indolencia: cuando escribes en calma eres una juntaletras más. Pero cuando escribes con rabia y pasión, como en este caso, eres una escritora estupenda. Un beso dulce en el morro.

Madame X dijo...

Pura es una escritora estupenda en calma o en guerra. Su talento no depende de su estado de ánimo, su talento es innato y trabajado. Cirlot abre los ojos...

"Si te quejas te dejan", una lección bien aprendida por las mujeres. Hagámonos lesbianas y que les den :-)

santi tena dijo...

diossss, qué hambre :)

Cirlot dijo...

Madame X, tengo los ojos bien abiertos y mantengo lo ya escrito porque esa es mi opinón sobre la poesía de Pura desde hace años.

Por cierto, que "innato y trabajado" es una construcción ciertamente extraña (tal vez un tanto legañosa).

osselin dijo...

La mujer entrañabale tenía las entrañas por fuera y la piel por dentro pero nadie se daba cuenta.