sábado, febrero 12, 2011

Las niñas buenas


I


Soy una niña buena.
Soy una niña buena.
Soy una niña buena.
Soy una niña buena.
Soy una niña buena.
Soy una chica comprensiva.
Soy una chica comprensiva.
Soy una chica comprensiva.
Soy una chica comprensiva.
Soy una mujer complaciente.
Soy una mujer complaciente.
Soy una mujer complaciente.
Soy una señora transigente, complaciente y comprensiva.
Soy una buena señora transigente, complaciente y comprensiva.
Soy una transigente comprensiva, buena, complaciente y señora.
Soy complacnte, comprva, una, sñora, buena transig y.


II


Soy un lba.
Soy una loba qu cme.
Soy una loba que come niñ bnas.
Soy una loba que come niñas buenas para que no crezcan.





Imagen: Tim Walker

10 comentarios:

dintel dijo...

Algo más que licantropía...

Refresco de Luciérnagas dijo...

Tú sabes poner mis dioptrías como perras licantropías, porque en ese mirarte los olores te muerdo las letas de las frass

Capri c'est fini dijo...

Me gustan las niñas buenas y las lobas que comen niñas buenas... esto no significa que me gusten todas, simplemente que tanto unas como otras no son la mayoría.

Besos

Emilio Porta dijo...

¿Era feliz la niña buena, Pura?
Seguro que era infeliz.
¿Y luego la chica complaciente?
Supongo que se tragaría sus sueños y su realidad.
¿Y la señora comprensiva?
Siendo señora, seguro que ya le daba todo igual.
Ah...la loba. Se volvió loca...e hizo trizas todos sus retratos...
Pero ya era tarde. No le quedaba tiempo.

Port

Pierrot dijo...

Rebelión sobre las repeticiones de la pizarra...

Saludos desde la Olla

Madame X dijo...

Bon appétit!

Me ha encantado.

Un besazo, loba.

María Marín dijo...

Las niñas buenas van al cielo, pero las malas van a todas partes... prefiero esa loba que come niñas buenas, es más auténtica. Me gusta tu blog, te enlazo, con permiso.

enrique dijo...

Las niñas buenas comen todos los días.
Y las malas, también...

Anónimo dijo...

thanks for this nice post 111213

Anónimo dijo...

Me estoy dando un buen atracón de poemas-entradas que casi son encadenados, como si hubieran sido escritos el mismo día.

Me encantan.
Un beso
Miriam