sábado, enero 02, 2010



Me desennumero. Son sus manos (otras manos) el hilo que deshizo juegos a tres, que derrotó los laberintos amados. Fue hermosa la boca del Abismo cuando nos descifrábamos, primero de dos en dos, luego inventando otros tableros.

¿Recuerdas? Damas y alfiles danzaron ante nosotros.

Pero me desennumero, sin culpas, sin porqués.
Llegó la hora de ser sólo Alicia, de nuevo.




Imagen: Nicola Ranaldi

13 comentarios:

efe{LL} dijo...

descifrale y hermoso cruce de palabras.
Saludos.
efe.

Pablo Fernando dijo...

Tu poema es una belleza , tiene una rebeldía implícita , una autoafirmación , y un sueño .

Precioso.

El Drac dijo...

Fue vívida la función de teatro, ahora solamente eres tú.

Tanhäuser dijo...

Sugerente como pocas veces, Sintagma.
Aprovecho para desearte lo mejor en el año que ahora estrenamos y para que edifiques sobre él, al menos, al más simple de tus sueños.
Besos

Camille Stein dijo...

y sobre el tablero
números sin descifrar

hilo que ata
manos y labios

laberintos amados


bicos

Fernando dijo...

la de las maravillas?

Krust dijo...

Danzad, danzad malditos!
... Hasta que muera vuestro rey, y yo vuelva a ser libre en mi tablero - pensó la reina.
2 son compañía y 3 son multitud, 1 reina... sin espejo. (Números del azar).

Saludos.-

ángel dijo...

Muy bueno, en la unidad del todos.

enrique dijo...

Como dice mi tía Juana segoviana: "san roque bendito"!!!

Por tus palabras y por la foto...

Felipe Sérvulo dijo...

Un placer tus poemas.
Que los Reyes nos sean propicios, aunque seamos republicanos.
Abrazos mil.

Kárhol dijo...

Un saludo, sintagma, no encontré la manera de seguir tu blog pero entraré a visitar seguido, me gusta mucho tu poesía y la selección de imagenes.

Abrazos

BELMAR dijo...



Que el año que comienza nos traiga energía e inspiración para crear mundos deseables y habitables desde la palabra empeñada. ¡La imaginación al poder¡ ¡A conquistar la realidad!

Un gran abrazo para ti.


«Cada rincón de un minúsculo florecer se hace cotidiano tras la palabra hasta habitar lo des-habitado como infante frente a la hoja en blanco.»

BELMAR

Ana di Zacco dijo...

Tanto tiempo siguiendo esa serie! No podía imaginar un final más poético :)