domingo, diciembre 20, 2009




La noche se presenta
en recuerdos de smoking y frac,
función de gala bajo un cáliz de estrellas.
Recito un monólogo con tu nombre
acto segundo
escena tercera
texto sin rima ni papel.


No hay aplausos,
sólo silencio.

  (en Versos de perra negra, ed. Sial, 2005)


Imagen: Chagall

11 comentarios:

El Drac dijo...

Cuando se llega a la dicha sólo cabe contemplarla.

El Toro de Barro dijo...

Ay Pura, aprecio mucho, muchísimo, la labor de contención que has empleado en este hermosísimo poema. Tras esa metáfora del amor y de la escritua como una pieza dramática, sólo queda silencio. Y al menos este aplauso silencioso.

El Éxodo dijo...

Lástima que no se presentase desnuda.

Abrazos.

Camille Stein dijo...

silencio de las estrellas sobre la piel, cáliz donde la noche moría en el cuerpo derramado de la pasión...

bicos

Miguelo dijo...

odio los silencios. inquietan!

Amor de tierra adentro dijo...

He venido a dejar en tu calcetín rojo una pequeña historia de amor de tierra adentro, que espero que disfrutes con rico vino de la Mancha...
Feliz navidad, Purísima...
Carlos
El Toro

Josefa dijo...

Me gusta

Abril Lech dijo...

Que el silencio se acabe en un brindis alegre en esta Nochebuena.

Un texto impecable, precioso tu poema. Y triste.

Te deseo que tengas una muy feliz Navidad, que la Nochebuena te alcance con momentos alegres por los cuales sentir gratitud.

Todo lo mejor,

FELICIDADES!!!

MentesSueltas dijo...

En estos días, siempre pedimos y prometemos... pues entonces que cada deseo sea una flor, cada dolor una estrella y cada lágrima una sonrisa.

Mis mejores deseos de armonía y paz interior.

MentesSueltas

Madeja de Palabras dijo...

El silencio de tu/su nombre.

Krust dijo...

Siempre el mismo, y único, espectador en el patio de butacas del teatro de la incomprensión: el silencio.

Bonito poema.-