sábado, junio 07, 2008



pasa un tren

................y otro

afuera llueve

mis heridas se abren paso por el andén,
entre la rendición y una única certeza:
que a esta vida mía
se le agota el saldo.




Imagen: Tia Danko

en Poética in Blue

14 comentarios:

alfaro dijo...

Cómo me ha llegado este poema..., cuántas veces sentimos que se nos agota el saldo...

...así que a mí no me mires que a mí tampoco me queda...

Increiblemente el saldo se recarga, siempre.
besos.

coco dijo...

Querida, La mía no tiene ni saldo ni cobertura. Así que cuando se te acabe del todo me envías una paloma mensajera y nos hacemos de vodafone.

Camille Stein dijo...

la ventana por la que se mira es el espectro

y la lluvia marca con cada gota el tiempo




un beso

38 grados dijo...

todos sabemos que algún día hay que coger el tren que nos lleva a ninguna parte.

Ana di Zacco dijo...

Alguien lo dijo mucho más expeditivo: de vivir es de lo que todo el mundo se acaba muriendo.
Y mientras llegue eso sigamos blogueando, que es otra forma de ser inmortal.

Refresco de luciérnagas dijo...

Puyes yo me voy a hacer un contrato de permanencia con el diablo, la cobertura es una mierda, pero te regalan un cuerpazo !!!

Dame una excusa para gastar mi saldo llamando al 666 666 666

Malvada Bruja del Norte dijo...

No dejes pasar más trenes. Súbete al primero que llegue. Recuerda: "Carpe Diem"

amor dijo...

niña, para nada, eres toda amor y toda vida, pasamos a contrato

(me voy a tomar una libertad que espero te guste, dímelo si no es así, en unos minutos lo pondré en mi blog)

beso

amor dijo...

ya'stá

beso, guapa

san

Julio Santiago dijo...

Yo
lameré
eternamente
tus
heridas...

Luna Carmesi dijo...

¿ES necesario que nuestro tren se detenga tanto en la estación para poder subirse en él?

Besitos!

NoSurrender dijo...

los saldos se renuevan en primavera. Hay buenas ofertas!

atikus dijo...

Muchas veces la vida se asocia a los trenes, a esas oprtunidades que se dejan pasar como trenes con destinos especiales, aveces hay uno extra.

Lula May dijo...

La única certeza cierta que existe.
Chapeau!!