jueves, enero 17, 2008

Eso era amor




Le comenté:
-Me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
..................-¿Te gustan solos o con rimel?
-Grandes,
................respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas.


(Ángel González)


Imagen: Ira Bordo.

en Ver-S.O.S

20 comentarios:

coco dijo...

Eso es amor.

Más claro, agua dijo...

Efectivamente, eso era amor y un poeta que lo cantó como nadie...

38 grados dijo...

no dicen que el amor es ciego?
un besote

josejimenez dijo...

ostias...

quisi, la ostia¡¡¡.

menos mal que aun le queda uno...

lo que hace tener relaciones con un mafioso.

sus deseos son ordenes a la voz de ya¡¡.

enrique dijo...

Sin lugar a dudas que lo era...

Christian Supiot dijo...

Maestro de todos, profesor de nadie... Uno de los mas grandes.

Ana di Zacco dijo...

He sufrido un déja-vu con esto. Juraría que lo había leído en alguna parte, pero no puede ser, no creo.
Un abrazo.

CurroClint dijo...

Pero... ¿Y los ojos lo miraban desde el plato?

refresco de luciérnagas dijo...

Gracias Ängel

Con esos ojos me pondré un "sï" con diéresis

Pierrot dijo...

Gran texto que me parece que complementa la "invitación" del post anterior.

Está desde luego el polémico tema de la "cosificación". Esa parte políticamente incorrecta del amor
en la que quien amamos tiene que ser (y "mantenerse acorde con", o "entregarse para siempre parecerse a") nuestro objeto de deseo.

Pero aquí este gesto de entrega es todavía más radical. No se ofrece alguna "parte" del cuerpo sino justamente los ojos, quizas la región mas erotizada de todas porque en ella reside la esperanza de que lo que deseamos existe mas alla de nuestras proyecciones y deseos. Esta afuera, es capaz de DEVOLVERNOS la mirada.

Saludos desde Lima

oño_ha_pasado_un_angel dijo...

EL OTOÑO SE ACERCA

El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.

Y lo perdimos para siempre.



Ángel González

el nombre... dijo...

Eso es amor, y como el amor, con su dosis de "canibalismo romántico"!!!!!

Abrazotes.

koolauleproso dijo...

¡Qué talento el de ete hombre!
¡Y qué gran pérdida!

Eso es el amor. Imposible definirlo mejor.

Hasta siempre Ángel

Anónimo dijo...

http://angel-gonzalez.nirewiki.com/

Los pasos que no doy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Los pasos que no doy dijo...

Y después qué? siguió amándola?

Le Mosquito dijo...

Hola, querida Sintagma:
Creo que existe un poso de humor, de buen sentido del humor, en éste precioso bombón de Ángel González.
A veces, el poeta y su poesía suelen estar condicionado por una serie de prejuicios, justificados estos, probablemente, por una legítima asociación entre poesía y romanticismo que no siempre existe.
Así, y en mi personal opinión, muchos lectores pierden lecturas alternativas, lecturas que, quizás, estén más cerca de la intención original del escritor que de interpretaciones sesgadas.
No te canso más.
Ahí te dejo los ojos, sobre las hojuelas. Tú, pon la miel.

LOLA GRACIA dijo...

Buenísimo

Luna Carmesi dijo...

... eso era genialidad ...

Lo de pedir Ketchut... como siempre... esta fuera de lugar!
;-)

Besote!

Ophir Alviárez dijo...

Certero, exacto, perfecto...

Saluditos,

OA