miércoles, septiembre 19, 2007

El viento se ha quedado quieto



El viento se ha quedado quieto
cabe las ramas, y me acecha
con ojos encendidos.
¿Qué me recuerda -o me recuerdas-? No
sabría adivinarlo.
Y caen las hojas
que consume la hoguera.



(Ángel Crespo)


Imagen: Sophie Thouvenin

6 comentarios:

atikus dijo...

pues nos quedamos sin respuesta

Ana di Zacco dijo...

Mucho viento veo últimamente en mis blos preferidos...

PerSe dijo...

es positivamente complicado comentarte, una posibilidad es pensar en las hojas que no se caen, ni se consumen... sino en las que aun quedan aferradas...

coco dijo...

Cuando el viento se queda quieto, hay siempre que peinarse. Vaya una mierda de vida sin excusas.

torredebabel dijo...

a imaxe do vento quieto é fermosa e sobre todo arrepiante. Apertas!

El Toro de Barro dijo...

Incluso aunque El no hubiera existido, ni dejado un poso -mínimo, invisible, en tu vida- tus ángeles seguirían existiendo.
En cuanto a este crespo Ángel, pocomo o más puedo decirte que felicitarte por tu elección. Que alguien dibuje -como tú, silenciosamente- el viento con unos ojos que nos miran,
agitando las hojas de la melancolía para que el fuego crezca y crezca y crezca y su luz nos alumbre y caliente, ¿quién si no él podría haberlo hecho?
Ah, me gustaría que lo hubieses conocido....El único que era capaz de, comiendo gachas y guindillas y bebido vino tinto de porrón, era capaz de hablar del infierno de Dante y de sus esbeltos alejandrinos...
Si no fuera por ti...
Si no fuera por él...
Cosas de un ángel...