viernes, agosto 17, 2007

Piel transcrita de mi deseo.
Párpado ciego que iluminas.
Tú, ................................................................
la palabra.
Mi palabra.




Peter Greenaway, The Pillow Book

en Abismos, fetiches, obsesiones y mares en calma

8 comentarios:

Vumte dijo...

Hay libros que se tienen que leer a dos manos, a dos piernas, a dos cuerpos, a dos bocas, a dos ... vamos que es una gozada leerlos y anotar caricias dejando ríos de tinta en los márgenes de las hojas.

NoSurrender dijo...

¡Cambio palabras por deseos! máxima discreción garantizada.

Los pasos que no doy dijo...

Las bellas palabras que envolvieron las hermosas imágenes...

(L)

Javier López Clemente dijo...

Lencería de palabras: La mezcla perfecta.

Salu2 córneos.

Mallén dijo...

Cuando uno más uno es igual a uno fundido en dos... no hay palabras que sean suficientes.
Saludos!!!

Clementine dijo...

Hay deseos, palabras... que quedan escritas en la piel, otras quedan incrustadas en el alma.

Te beso

quantum dijo...

Vuela siempre un ángel por aquí.

Besos escritos.

Naty dijo...

Palabras que ven, eso ante lo que se hacen ciegos nuestros ojos... Benditas ellas que con su luz, nos rescatan (sacándonos de las sombras)...