martes, abril 24, 2007

Errores


Antonia mira a las palomas con sus saltitos temerosos, arrullándose en aquella mañana soleada de primavera. Nota el calorcillo del sol en su piel aún nívea tras el duro invierno. Unos niños juegan más allá a la pelota. Sueñan con ser un Messi y volar en un campo, puntilleando regates de una imposible cenefa. Una familia de emigrantes se acercan y comparten banco con Antonia que saca unas galletas del bolso. Integrales, todo natural, pura fibra. La mañana va despacio. Antonia arruga el papel de las galletas en su mano. Mira hacia todos lados hasta descubrir una papelera a su izquierda. Se levanta y tira el papel que rueda como el recuerdo dulce que momentos antes cobijaba. De vuelta al banco, ve como la familia se levanta para marchar del parque. Antonia oye la melodía de un músico callejero que entona What a wonderful world. Busca su monedero para preparar unos céntimos solidarios. De pronto nota que el monedero no está en su bolso y una idea peregrina pasa por su cabeza. Se levanta rauda a pesar de una encipiente artrosis y va hacia la familia de emigrantes. Antonia, eleva la voz pero su tono es calmado. Señor, señor, discúlpeme. El padre de familia se gira ante el requerimiento. Perdone, señor, pero creo que se ha llevado mi monedero por error. El hombre mira a su mujer y a uno de los niños pequeños que va a su lado. Mete la mano en el bolsillo del pantalón y saca el monedero de Antonia. Sin decir nada se lo devuelve y acelera el paso. Antonia se despide de ellos con un Gracias.



*Historia real como la vida misma
Imagen: Daniel Berenstein

16 comentarios:

Landahlauts dijo...

Qué aspéptico y que educado todo... por Dios!!!!

Eso sucedió ¿en Finlandia????

enrique dijo...

Con educación se consigue mucho. Esta señora de incipiente artrosis tiene una educación de tiempos pasados y una ingenuidad a prueba de oleadas de inmigración.
Gracias por un trocito de realidad, magníficamente contado (lo cual no es novedad alguna).

Sintagma in Blue dijo...

No, no Land, en Barcelona (lo juro).

nomesploraria dijo...

Que bé escrius Sintagma. La sargantana es meva però està feta pensant en una sargantaneta real.

Pilar M Clares dijo...

Pasan cosas inesperables, es verdad, como que se te caiga la cartera y que esté a la media hora en la comisaría más próxima, o que te la roben directamente´. Ambas me han pasado. Me gusta este relato porque deconstruye ese discurso catastrófico sobre las relaciones humanas y la desconfianza. Y es posible, que es lo mejor. Un saludo

mandarina azul dijo...

Olé por Antonia y olé por ti. Y ya que estamos, también por el fotógrafo. Os lo habeis ganado todos.

:) ¡Un beso!

liton dijo...

Eran ladrones honrados.....
¡Ah....que mala es la necesidad!

Osselin dijo...

Los emigrantes eran saudies y se alejaron en su Rolls . Antonia suspiró aliviada: su pensión no contributiva apenas ronda los 400 euros.

lucas dijo...

La otra noche, Antonia, vi algo parecido en la película "Un franco 14 pesetas", sólo que el emigrante era español. Quizá la vergüenza y la necesidad la misma. Los tiempos otros.
Ayer, otro emigrante caminaba delante de mí. Llevaba una nevera portátil y por la ropa y la hora,venía de trabajar. Sin detenerse se agachó y cogió algo del suelo, le dió un par de soplos y un beso y lo dejó sobre el saliente de una ventana. Cuando pasé yo ví que era un trozo de pan.
¿Qué pensamos?

zapa dijo...

Que bella y complaciente Antonia. Todo va mejorando lentamente, en España.
Aquí en la Argentina ese monedero no hubiese sido devuelto, claro los inmigrantes, quien sabe de dónde serían.
Te dejo besos

coco dijo...

Anda, que yo le devuelvo el monedero.

MALEFICABOVARI dijo...

Que triste, Sintagma, me has dejado hecha polvo... qué pena la mujer... bueno, ya duermo tranquila sabiendo lo del monedero recobrado, muy fuerte... hostia ya al tío ese, hostiagrandeeeeeeee¡¡¡
Guapa, cuídate, bss

Sintagma in Blue dijo...

El hecho de que fuesen emigrantes (no he dicho de dónde, pero no eran magrebíes) no tiene mayor importancia, sino la respuesta a un requerimiento de buena fe.

Landahlauts dijo...

Ah, claro... es que aquello es Europa.

:)

LOLA GRACIA dijo...

Si es que no hay nada como pedir las cosas con educación y diplomacia

humilde dijo...

....pues lo siento pero la diplomacia y la educación son los valores que están en decadencia.... porque hoy en día pidiendo las cosas por favor lo más a lo que aspiras es a que no se te echen encima....