lunes, abril 09, 2007

Entretiempo


...con el recuerdo de aquella chica tan inteligente, melosa y posesiva de pelo cortito y algunas traviesas pecas a la que no había vuelto a ver desde que me atacó un repentino exceso de dignidad y me marché del lugar sin mirar atrás. Aunque se enfadara, como se enfadó, porque uno andaba escarmentado en cabeza propia y tenía la certeza de que las mujeres adoran a los tíos duros que se lo montan de canto y huyen de los facilones, de los que pueden gobernar, pues les van más los canallas que no las llaman, los que no las buscan y se hacen de rogar para mantenerlas en vilo, hasta que finalmente se rinden, se entregan y te dicen aquello de soy tuya, golfo, haz conmigo lo que quieras

(...)

Y entonces habrá que hacerles caso y procurar que no se te desperfile la pose, mintiéndoles y mintiéndoles sin balbuceo alguno, no vaya a suceder que te dejen por otro tío que les mienta mejor. Y aunque este continuo pulir la posturita sea agotador, sabe usted, pues da mucha fatiguita andar siempre de figurín caralindo y uno prefiere ser natural y sonrojarse al cogerla de la mano...



Antonio F. Marín, Entretiempo


Imagen: Haleh Bryan

12 comentarios:

India Ning dijo...

Va a ser cierto, sí, y me daría de cabezazos contra la pared. Preferir los golfos, por un punto de masoquismo que nos acompaña.
Y pensar que tal vez alguno se sonrojaría al darnos la mano...

enrique dijo...

Te has adelantado en la glosa de Entretiempo de nuestro Antonio F. Marín. Yo la haré en unos dias, pero no me quedará tan bien como la tuya...
Se merece eso y mucho más...

itoitz dijo...

Buena dedicatoria.
Un abrazo in blue.

humilde dijo...

....no, y tendrá razón, que es lo peor.... :)

Osselin dijo...

Todo un F. Marín, sin duda.

liton dijo...

Todo depende del tipo de mujeres que a uno le gusten y de las propias aptitudes.....Yo, por ejemplo, soy un ecologista de las relaciones sentimentales y prefiero lo natural....Aunque quien sabe, quizás el Sr. Marín solo esté hablando de sexo.

Joss dijo...

Y todavía miran hacia el lado, a veces de espaldas a la pared.

DTB

atikus dijo...

Como decía Et, sed bueeeeenoooooos!

Juan dijo...

¿Y nosotros, nadie dice nada de los machos?

A nosotros, los machos, nos gustan modositas, tiernas, tímidas, complacientes, sumisas, serviciales, la viva imagen de Ana Obregón, vamos.

Por favor no se me echen todas a la vez, de una en una las complaceré a todas. ;))

MALEFICABOVARI dijo...

Decretada cómo verdad eterna, Sintagma, soy seguidora de capullos a jornada completa, se de lo que hablas, pero dime, sabes a lo que sabe el amor ese correspondido a todas horas??? A final predecible... ya se que no nos lo merecemos, pero siempre acabamos en las garras de algún don juan de pacotilla, y de sonrojarse ante ellos, nada de nada, todavía les daríamos una alegría...
bss, guapa¡

LOLA GRACIA dijo...

Si es que la pose es todo.

Antonio F. Marín dijo...

Gracias, Pura, por la reseña de mi libro. Ahora comprendo lo que me decías cuando yo publicaba los versos de tu libro. Da un poco de pudor, la verdad. Pero muchas gracias. Eres un sol.