domingo, enero 07, 2007

¿Recuerdas?


¿Recuerdas la mañana que nos desconocimos? Tú estabas tan guapa, tan rubia, tan alta, tan lozana, tan afable, tan sonriente, tan azul tu camisa. ¿Recuerdas? Tuve que hablarte mientras cerrabas los ojos para reconocerme. Y sí, dijiste, sí eres tú, es tu voz, sí, tu voz. No te pregunté qué te parecía yo. ¿Para qué? Estabas ahí a mi lado y eso bastaba. Sabía que si tenía un par de horas para estar contigo, verías algo más que mi apariencia. Sólo dos horas.

Y hablabas, hablabas sin parar. Eso me restó ventaja porque yo siempre tecleé más rápido que tú. Tú con un dedito, clic, clic, clic. Yo, curso rápido de mecanografía, tacatá, tacatá, tacatá. Y ahora hablabas y hablabas y yo tartamudeando como cuando era niño y la maestra me preguntaba la lección. Explica la diferencia entre rotación y traslación. Y yo allí, intentando descorchar respuestas en mi boca torpe.

Te desabrochas un botón más de la camisa. Buena señal. Bien. Buena señal. Lo dicen los expertos, lenguaje corporal, lenguaje no verbalizado. Bien. ¿Otro café?, te pregunté. Pero dijiste que no, que tenías prisa. Prisa. Mala señal. Mal. Mala señal. Tenía que echar toda la carne en el asador y volver la conversación a mi vereda. Si te hablaba de Proust seguro que lo reconducía todo. Había que buscar el pie que me diese entrada a Proust, pero tú hablabas de las rebajas, de lo mucho que te costaba comprar en rebajas. ¿Proust iría de rebajas si viviese aún? Si te decía eso, estaba perdido. Y no había pie. Después de las rebajas llegó el tema de lo caluroso que estaba siendo este invierno. Cambio climático. -¿Proust y el cambio climático? No, no-. Si hubieses pedido otro café, yo habría pedido una madalena, pero sin café, no había Proust. Tal vez si dejaba de pensar en Proust y me concentraba en otro tema, podía llevarte a mi terreno de tacatá, tacatá, tacatá y tú volverías a ser la señorita clic, clic, clic en un chat de literatura.

Pero miraste al camarero y supe que te irías. ¿Te vas ya? Si sólo llevamos veinte minutos aquí. Pero tú tenías que ir a las rebajas. Maldición, Proust y las rebajas de nuevo. Me diste dos besos, uno en cada mejilla, ¿recuerdas? Clic, clic. Y yo balbuceé un ¿de ververdad nono quiequieres ootro cacafé? Y no, claro que no querías otro café. No podías porque tenías prisa que si no, por ti encantada, y que de todas maneras seguiríamos en contacto. Fuiste muy amable. No hiciste ningún comentario sobre la foto que te mandé, con más pelo, menos años y una Harley entre las piernas. Sólo sonreías iluminado todos los bares del mundo, tan guapa, tan rubia, tan alta, tan lozana, tan azul el botón de tu camisa. Sonreías.

Te alejaste calle abajo, taconeando como una diosa, clic, clic. Y yo, asido a mi bastón, deshice el camino hasta mi casa, tacatá, tacatá, tacatá.



Imagen: Janutz Miller

14 comentarios:

Vumte dijo...

"La mañana que nos desconocimos"... no terminamos de desconocer a alguien, sobre todo si clic, clic, tacatá, tacatá, o incluso también con chiqui chic, chiqui chic, tracatá, tracatá.

humilde dijo...

....uffff.... que peligrosos los desencuentros....

El detective amaestrado dijo...

Terrible cuando tenemos que buscar temas rápidamente en nuestra cabeza para que no se vaya quien sea de nuestro lado.
Sublime leerte, como siempre. Resuena el tacatá en mi cabeza

Willi dijo...

Mmmmmm...la mañana que nos conocimos...

liton dijo...

Buenísmo....
No se me ocurre otra cosa.
Bueno, sí...Muy bueno.

AZUL dijo...

Luego de vacaciones y con el alma recompuesta vuelvo a visitarte...me gusto mucho el relato, la forma en que nos vamos desconociendo, esa fase en la que somos extraños cercanos para el otro...

Un biko fuerte y buena semana!!

quantum dijo...

Cuánto pesa la gravedad de una ciudad cuando la magdalena del corazón se desmigaja así,en torpes manos (aunque sean las de lozana rubia).
Beso in blue, guapa.

Z... dijo...

el curso memecanotartamudografía y P-p-proust!
¡Ay (hay) de desconocerse y deshacerse los caminos a casa en esta vida!
tacatá, tacatá

Supermamá dijo...

Buen relato y tan real como la vida misma...a veces somos extraño en la calle, aún rodeados de seres conocidos.
salu2

La hormiguita dijo...

Excelente relato.

Un abrazo

atikus dijo...

Que odiosas las despedidas con prisas, bueno todas...

patri dijo...

verdad como la vida misma, o verdades como puños, como prefieras, un placer leerte.

Javier López Clemente dijo...

Una delicia de texto.

He intentado muchas veces pasar del click click al tacatá tacatá y siempre me he quedado en una extraña mezcla.
¿Y Proust, era de click click o de tacatá tacatá?

Salu2 Córneos y qwertianos.

Adulter dijo...

Triste o así. Pero triste-bonito, no sé si sabes cómo digo.

Y si prueba uno ¿sabes a quien le encataba ir de rebajas? No te lo vas a creer...al mismísimo Marcel Proust. ;)