viernes, enero 05, 2007

La Voz

Es difícil hablar de los amigos porque somos tan parciales que podría decirse que nos ciega el cariño cuando resaltamos sus cualidades y nos parece que todo lo que hacen es siempre estupendo. Así, podría decir mil cosas sobre Andrés. Algunas forman parte de la vida colectiva de mucha gente, como su voz es ya patrimonio de un tiempo y de un país. Pero al margen de la imagen pública, para mí es alguien muy especial. No sólo porque hemos compartido muchas risas y nos hemos ayudado en algún que otro momento malo -ya se sabe, un poco de todo como siempre tiene la vida-, sino porque Andrés es la persona que confió en mí, la que siempre me animó a escribir las cuatro cosas que tengo y a la que le debo esa primera puerta abierta que franquea el umbral del teclear anónimo para exhibirse impúdicamente a ojos ajenos. Y que conste ante ciber-notario que estas letras no forman parte de ningún homenaje (que sé que los odia), lo juro, sino que tan sólo forman parte de una deuda de gratitud y cariño.


Hace unos días el gran Pazzos escribía en su blog:
"Con todo lo que me sobra hoy en día de los medios de comunicación: crónicas supuestamente rosas que en realidad son sólo necrofilias carroñeras, karaokes de todo a cien, putas aún más baratas exhibiendo orgullosas los lamparones de sus bragas, tómbolas de madrugada amañadas y presentadas por trileras con escotes de vértigo y piercings en el ombligo, videos de primera con imágenes de tercera que hemos visto ya mil veces hace ya mil años, rememoraciones nostálgicas estúpidamente machaconas como si nuestra memoria histórica se limitara a cuatro fotos fijas, radiopredicadores talibanes que incitan cada mañana a las barricadas al grito de "burgueses del mundo, uníos", pichatristes de fama injustamente obtenida, necios nacionalistas ultradefensores de las esencias de su patria o de sus patrias, voceros acríticos de tal o cual partido, chiquitas de voz melosa que se recrean cada noche con las miserias reales o inventadas de su audiencia, locutores vociferando un gol que parece siempre el mismo gol...
Con todo lo que me sobra y resulta que el que no tiene cabida en este esquema audiovisual es un jovenzuelo al que le quedaba al parecer mucho que aprender (y que enseñar): un tal Andrés Aberasturi, que a su manera, en apariencia mansa, me dio tanto placer de madrugada.
Y es que Andrés, era tan bueno en la cama..."



Y como "la voz" es "la voz", os cuelgo la entrevista que el pasado sábado, Pepa Fernández le hizo en su programa "No es un día cualquiera" en el que Andrés se despedía como colaborador (y con esto sí me mata ya del todo).

15 comentarios:

quantum dijo...

Bien por Andrés. Bien por ti.
Preciosa foto. Y la entrevista...casi me mata ese "my way" del final.
Doña In Blue, you have given me the blues.

El detective amaestrado dijo...

Aberasturi, una vez demuestra su sagacidad, buscando personas como tú...

humilde dijo...

....que envidia tener el honor de conocerlo!.... y que bueno Pazzos.... :)

Hôichi dijo...

Que grande es Andrés!!

Parece un tópico,pero quien tiene un amigo tiene un tesoro. Cuidaros mutuamente, vuestra amistad, digo.

saludos

Javier López Clemente dijo...

Perdí la pista de Aberasturi y la encontré en las madrugadas, era difícil que nos encontráramos porque a esas horas yo siempre andaba entre extraterrestres, psicofonìas y otras aventuras extrasensoriales.
Lo recuperé en algunas ocasiones porque siempre me atrajo ese aire despreocupado, aunque no entendia que jugara a ser un perdedor, al menos eso me parecía algunas veces.

Salu2 Córneos.

Z... dijo...

eso es lo que logran los amigos que nos abren puertas con el corazón: que un día, con todo el ánimos que nos dieron, las crucemos alegres de poder decirles "gracias"
muy lindo!
saludos

Robin dijo...

Andrés, un monstruo,
y tú una bella que escribe como los ángeles (no se si caídos o celestiales)
¿La bella y el monstruo? No...no, que no suena bien y además creo que ese título ya lo han utilizado antes.
Un beso de reyes.

liton dijo...

...Ahhhh.....que chulo debe ser tener amigos así...Bueno...que chulo dbe ser tener amigos....

Calimero.

liton dijo...

e

liton dijo...

He conocido muchos periodistas, hoy ilustres, y el respeto profesional que me merecen deja bastante que desear. Les oigo en tertulias, en debates y su sabiduria inculta, (primer incitador de la pedantería), es una norma de conducta, velada apenas por su mediocre verborrea.

Andrés Aberasturi es una excepción. Por supuesto.

pazzos dijo...

PRUEBA DE AGUDEZA VISUAL: Descubrir en 5 segundos quién es la Bella y quién la Bestia en la foto que decora tu post...

Evidentemente: Aberasturi es un monstruo. Las señales horarias del final de la grabación dejan una sensación de vacio...

(Me sonroja tu cita, Sozzap en cambio está encantao)

LOLA GRACIA dijo...

Recuerdo aquella época gloriosa de Andrés con la chica de los deportes (ahora no recuerdo su nombre)
Los días gloriosos de grandes programas de entrevistas de personaje. Es decir: gente que tenía cosas interesantes que decir; nada de lamparones, nada de necrofilia ¿Soy una nostálgica?? Acaso, pero esa tele de hoy no me interesa. Soy carne de dvd y alguna que otra teleserie. Lo demás...creo que mata y empobrece.
Estás muy guapa en esa foto, Pura.
UN BESO ABERASTRURI..Siempre es una tristeza que los grandes dejen la trinchera.

pazzos dijo...

robin, perdona porque, sin querer, casi te plagio el comentario. Es ver una chica guapa y nos ponemos a pensar todos en lo mismo.

Los pasos que no doy dijo...

Yo sólo quiero mandarle al Aberasturi un beso grande, grande, grande, siempre me ha parecido un hombre que transmite ternura y bondad.

Además... los amigos de mis amigos son mis amigos.

Palmer.

jose antonio dijo...

Los domingos por la mañana ya no seran lo mismo.
Me declaro admirador incondicional de Aberasturi.
Por cierto, ejem, has salido muy guapa en la foto.
Un saludo