domingo, enero 28, 2007

CATORCE


Un mar de salados nombres dibuja desasosiegos. Es el ángel que navega. Flor secreta. Tiembla el alma que quedó atrás, en otro abismo. Cántame. Cántame y yo danzaré en tu orilla. Tu boca entona colores nuevos. Mírame, bailan mis pies al son de

prometedores naufragios.





Imagen: Howard Shatz
Canta: Diego Vasallo


14 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Un naufragio prometedor...
Me comprometería a tener alguno, aunque eso me comprometiera

India Ning dijo...

Nunca un naufragio me resultó tan atractivo.

mandarina azul dijo...

¿Catorce? No, un diez para tu post...

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me gusto tu texto poètico.

LOLA GRACIA dijo...

Un hombre cantando, desgrando notas en un teclado o en una guitarra...¡Quien puede resisitrse!

Alba dijo...

Ojala no existan ausencia en la cama de al lado. Baila.

Besos

NoSurrender dijo...

quizás no sólo dibuja desasosiegos. Sino que los da forma, los empaqueta, los etiqueta y los carga en nuestra mochila, que cada vez pesa más. Así carga nuestras espaldas, sí. Pero también nos ayuda a mantener el equilibrio.

gonzalo dijo...

estoy desde ayer pensando en cuerpos desnudos combatiendo la gravedad.

sofia dijo...

las sirenas existen

palabras con ningun sentido dijo...

Un cuadro perfecto, de elevado nivel.
siempre placentera mi visita a tu hogar

quantum dijo...

No hay sirena que cante tan bien como un ángel que invita al naufragio.
Besos sumergidos.

Juan Cosaco dijo...

un,dos,tres... catorce?
Creo que a veces los naufrágios salvan vidas: cuando se hunden los portaaviones.

humilde dijo...

....me encanta la voz de Diego Vasallo.... :)

Taxi-Toxi dijo...

¿Cómo no perderse en un mar de palabras así?
Ya quisiera que formasen parte de mi realidad. De la realidad de muchos de nosotros. Pero no me encuentro muy romántico en ésta vida, ni tampoco los ojos me incitan a volar demasiado. ¿Seré yo el que está ciego?

Taxi-Toxi