domingo, diciembre 03, 2006

Un ring en la noche


¿Por qué no? Esta vez podríamos haber acabado bien. Nos llamaríamos alguna día, preguntaríamos cómo nos va en el trabajo y nos felicitaríamos las fiestas. Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. Nos enviaríamos postales en los cumpleaños. Que cumplas muchos, muchos más. Y usted que lo vea.
La última vez, obviamos todo lo feo, todo lo triste y pudimos hablarnos como personas civilizadas, claro está que eso llevó a susurrarnos recuerdos, a cantarnos viejas canciones y una cosa llevó a la otra... y vuelta a empezar. Tal vez sea mejor así. Que sea preferible que me veas pasar y no me mires, que digas algo ingenioso y que no te aplauda, que coquetee con otro para que te jodas, que te vayas sin decirme adiós. Es posible que sea necesaria esa dosis de cruel desapego, de pensar en lo estúpido que eres, en lo ciega que yo fui. Probablemente sea bueno que me sienta tan ridícula al pensar en todas mis fantasías a tu lado y que me humille tanto todo el amor que un día te tuve. Sí, mejor así. De esta manera ya no podrás susurrarme más recuerdos, ni tararear canciones y nada volverá a empezar de nuevo. No habrá lugar para seres civilizados, sólo un ring en la noche. Sin duda, mucho mejor así.
Imagen: Janutz Miller

6 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Que terriblemente deprimente es que, como en una ecuación, después de una determinada dosis de amor, le sobrevenga otra de odio implacable...Quizá es que forman parte de un todo que nosotros, inútilmente, intentamos cercenar

Anónimo dijo...

Perfectamente cotidiano en la busqueda del amor.

bello
abrazos salados

Anónimo dijo...

Este escrito podría ser un buen epitafio.
Y la tierra imparcial hará su función
sabiamente guiada por la pala de la indiferencia.

Te sigo queriendo.

quantum dijo...

Qué buenas letras salen de los amores que hacen daño.
Besos, boxeadora.

liton dijo...

A veces lo único que nos queda es adornar el dolor, como forma de dignificar nuestro lado "oscuro" del pasado.
Bienaventurados los que pueden hacerlo.
Sabios los capaces de embellecer el escarnio del corazón.

Un beso, (silencioso y de puntillas).

Anónimo dijo...

Qué bueno este texto. Escrito con los hígados, I presume...SI, chica coquetea como una loca y que se joda. Algunos tíos sólo merecen el desprecio...O mejo aún, la indiferencia.