viernes, diciembre 22, 2006

Refugio




A veces la mirada del ángel pide refugio,
se cuela en mi regazo para ser mecido
y yo horneo abrazos luminosos,
caliente pan que combate
el hambre de sus alas tristes.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre he creído que los ángeles nos necesitan. Qué suerte la del que encuentra cobijo en tu regazo, tan cálido como tu voz, seguro.
Besos desde la escritura y desde la voz.

Aquí Quantum.

Sinvoz dijo...

Quizas sea más bonita la mirada de un ángel, aunque el aleteo de una mariposa no este mal ;-)

Muchos besos y felices fiestas

pazzos dijo...

No se me ocurre mejor horno para descongelar a fuego lento un corazón escarchado.

(Tú y yo, si no recuerdo mal ya hemos tenido una conversación sobre regazos acogedores)

Un navideño abrazo.

humilde dijo...

....que triste se me hace la imagen de un ángel triste.... :(

Carz dijo...

“Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le gritó desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada;”

¿Quién no ha deseado alguna vez el grito de un ángel?

eli bennet dijo...

Que lindo lo que escribiste...Nunca se me había ocurrido que un angel pudiera necesitar mimos...

El detective amaestrado dijo...

Trabajé en una panadería cuando era joven. Pocos olores hay tan sublimes como ese.
Hornear en los brazso a alguien...

LOLA GRACIA dijo...

El olor a pan caliente. No hay nada más tierno y sensual. Y la panadera ahí dale que te pego con la masa...ja,ja

liton dijo...

Oui....

Anónimo dijo...

¿Quién no ha querido escuchar alguna vez el grito de un ángel? La pregunta de Carz se las trae.
Pero, ¿qué ángel no hubiera querido ser un simple ser humano?
Carlos