miércoles, noviembre 15, 2006

la medida del honor


El erotismo no es sólo un deseo del cuerpo, sino también, en la misma medida, un deseo del honor. La pareja que hemos logrado, la persona a la que le importamos y que nos ama, es nuestro espejo, la medida de lo que somos y lo que significamos. En el erotismo buscamos la imagen de nuestro propio significado e importancia. Sólo que para mi putita la cosa estaba complicada. Ella iba con cualquiera, así que había tantos espejos que la imagen que reflejaba era completamente confusa y ambigua. Y además, cuando uno va con cualquiera, deja de creer que una cosa tan corriente como hacer el amor pueda tener para él un verdadero significado. Así que busca la significación precisamente en el lado opuesto. El único que podía darle a aquella putita la medida clara de su valor humano era el que la deseaba pero que ella misma rechazaba. Y como naturalmente quería confirmarse ante sí misma como la más hermosa y la mejor, eligió con gran precisión y muchas exigencias al único que la iba a honrar con su rechazo. Cuando finalmente optó por mí, comprendí que era un extraordinario honor y hasta hoy lo considero mi mayor éxito erótico.



"La dorada manzana del eterno deseo", El libro de los amores ridículos

14 comentarios:

quantum dijo...

Y es que Kundera fue honrado con esa distinción. El erotismo viaja desde la piel hasta la mirada del otro:la que nos distingue y nos hace únicos.

gonzalo dijo...

intuyo verdades.

willi dijo...

Y esa pedazo de foto???

Willi

Sintagma in blue dijo...

Pues, Willi, me la pasó un amigo que tiene un gusto exquisito.

El detective amaestrado dijo...

Será que el mayor órgano sexual que tenemos se llama cerebro.
Tu amigo, parte de un gusto exquisito, tiene una suerte tremenda.
Por se amigo tuyo, la mas importante

Willi dijo...

Sabes...esa foto la veo todos los días...

Vumte dijo...

Erotizante cuando el deseo sabe ser deseable contigo.

Robin dijo...

El erotismo esta presente siempre vestido con un halo misterioso, desnudamos con el deseo antes que con las manos. Que inestimable bondad concedida es disfrutar lo impalpable por su aroma.
No sé que me pasa, tengo un día de fracesitas .
Un besito, querida amiga.

Sintagma in blue dijo...

Detective, tengo la suerte de tener grandes amigos pero siempre hay lugar para alguno más... ;-)

willi, ¿dónde la ves?

vum-vum... (ya sabes)

robin, frases hermosas, sin duda, como todo lo que viene de ti.

pazzos dijo...

Durante un tiempo viví en una novela de Kundera
l i t e r a l m e n t e.

Sintagma in blue dijo...

¿En cuál, pazzos? (Igual coincidimos habitando algunas de sus páginas)

Los pasos que no doy dijo...

Esa es la magía de Kundera: su mundo nos es tan familiar porque todos hemos recalado alguna vez en sus playas de sabiduría y naturaleza humana.

liton dijo...

Kundera está muy bien, pero esas posaderas....

Lira dijo...

Hace unos días leí ese relato del libro de los amores ridículos...:) Qué curioso y qué bonito, un besazo!**