lunes, julio 20, 2009




Inventé mil conjuros,
mil brebajes,
mil trampas para atraparte,
vanidad de Circe de barrio.

Siempre huyes
marinero cazador de instantes.
Buscas voluntades que rendir
en otros mares
que aún te hagan sentir vivo,
en otros labios
que pronuncien tu nombre como un dogma,
silueta rendida a tus pies.

Sé que cada playa para ti es un reto,
pero yo te espero cada atardecer en tus velas
mientras navegas por océanos invisibles
y me visto de sirena,
de ninfa, del viento que te mece,
de los ocasos en tus ojos
para ser todas ésas que tú deseas.

Así, desembarcas en mí sin saberlo
una y otra vez
yo cada día más sombra de mi sombra,
intentando no perderte entre la marea.

Pero no soy ninfa, ni sirena, ni brisa, ni crepúsculo,
sé muy bien
que tan sólo soy tu Circe derrotada.



(Versos de perra negra, Ed. Sial, 2005)



Imagen: Nicola Ranaldi


en Poética in Blue

26 comentarios:

liton dijo...

¡Ay de los mares procelosos y los cuerpos de ola!....

Arrumacos.

pazzos dijo...

De parte de Ulises, que lo esperes para la cena, que está un poco hartito de Penélope y su calceta.

LOLA GRACIA dijo...

Ay!! Qué malo es enamorarse como una perra...Luego pasa lo que pasa...Y los hombres, cuanto más seguros te tienen menos te aprecian...Qué asquito!! ¿Por qué serán así?

liton dijo...

Lola, ¿Con qué tipo de hombres te codeas?...Jajaja

goloviarte dijo...

me encanta el texto y la foto,todo el blog huele a ti,a tus suspiros a tu vida entera

El éxodo dijo...

Brutal. Y un gran poema. Te invade el muy cabrón.

PSYCOMORO dijo...

Bellísimo Blog; los escritos me acompañan todo el día como mascotas que saben antes que yo hacia dónde me dirijo. Felicidades.

enrique dijo...

Tomaría yo gozo esos brebajes...

El marinero cazador de instantes debía de ser un enamoradizo, o inmaduro emocional...

Eria.. dijo...

Marinero cazador de instantes... que descripción tan buena... besitos varios.

© Reina dijo...

¡Cómo me gustan estos versos!
mar y (a)mar; salvajes
Así, igual de pillada me tiene!!!
Un beso

:) Reina

Camille Stein dijo...

el mar se nos escurre

... aunque cada playa
pareciera la definitiva

en el peregrinaje del amor
y sus milenarios conjuros


un beso

Madame Vaudeville dijo...

WOW!
Uau!

Ñoco Le Bolo dijo...

… con la mirada en el sintagma…

No hace falta inventar brebajes. Las moscas van a la miel ellas solas.

... azules bicos

CristalRasgado & LaMiradaAusente
____________________________

atikus dijo...

Quien sabe, quizas si el marinero desembarcara y pusiera el ancla, ella se aterrorizaría, ...quizás lo que le guste es esa atemporalidad...quien conoce los caprichos del amor ;)

bss

Los pasos que no doy dijo...

A ver, a ver, que las Circes de barrios nunca somos derrotadas, si acaso hincamos un poco (solo un poco) las rodillas (ejem)

Annabel M. Z. dijo...

dependencias emocionales, el pan nuestro.
¿ser cada vez sombra de la propia sombra? que no sufra.

Abrazos.

Refresco de Luciérnagas dijo...

Anda ya. Toda Circe que se precie es ninfa, es sirena, es brisa, es crepúsculo, todo ello en perfecta natación sincronizada.

Hernando dijo...

¡Oh, Circe! Cuando la pasión (el banquete) termina, los cerdos nos convertimos en marineros. ¿O era al revés?

Besitos.

alexia {All} dijo...

Me gusta con que sutileza dices lo que otras maldicen...
hermosos versos
saludos desde el norte

Violeta dijo...

Meravella de meravelles.

Molt bo.

Madame X dijo...

A cada cerdo le llega su Circe... Todos terminan cayendo, incluso los más marineros. Tiempo al tiempo :-)

Por más que conozca tu poemario, tus versos no dejan de erizarme nunca.

Un beso, bella hechicera.

Juanra "Cuchi" dijo...

Poema para resuscitar tardes húmedas...resucitar la gota colmadora.
besos volados

Ana di Zacco dijo...

Me recomendaron años ha un libro que nunca leí pero que aseguran es buenísimo para estos casos, se titula "Las mujeres que aman demasiado".
Besos.

Madeja de Palabras dijo...

Es un poema precioso. ¡Ay! Me duele también mi vanidad de Circe de barrio.

Besos

Alf. dijo...

Las playas siempre son un reto para los hombres.

Eria.. dijo...

A veces abro al azar el poemario (nunca he podido leerlo seguido,) y siempre, siempre escribes cosas que me arañan por dentro un poquito. Un beso.