jueves, diciembre 06, 2007

No te despiertes aún




No te despiertes aún, mi bien,
que la noche es muy corta en Ogigia.
Sueña todavía con mi nombre
con mi aroma de ninfa cautiva entre tus manos.

Recuérdame como era yo entonces,
cuando te rescaté de tus naufragios
y lamía todas tus heridas cada tarde.

Olvídate de los mares que te llaman,
no encontrarás quien mejor te adore
como yo lo he hecho,
desvía tu mirada del horizonte
y piérdete en mi sexo para retomar el camino.

Sólo tu dulce
Calypso
será la alfombra
por la que pasees tus pies, mi paraíso.
No mires las horas
ni los años
no te despiertes aún a la partida,
deja que me engañe de nuevo
que crea que esto nuestro va a durar
un día más
sin que te vayas.

(de Versos de perra negra )

Imagen: Paz Alvial

*Post reeditado

19 comentarios:

Antonio F. Marin dijo...

Eres una excelente poeta. Y la poesía es preciosa y demuestra una gran sensibilidad. Ya quisiera yo que me amaran de esa forma. Ya quisiera yo encontrar mi Calypso que me secuestrara y me amara en su isla sin dejarme escapar. O dejándome huir, para que yo volviera rendido a besarle sus pies.
Un beso
Antonio

PerSe dijo...

y si ya me desperdicie?

el nombre... dijo...

tengo que sacarte el sombrero! escribís cada vez mejor, desde que te conozco.
No sé como sacás las mejores letras para expresar todo eso que tenés dentro, y de esa manera...

Me quedo en un suspiro, hacés que me falten las palabras.... (difícil tarea cuando se trata de alguien que las habita tan insisitentemente!!!!!!)

te quiero.

aunque no esté siempre en tus comments, lo admito, pero no es falta de voluntad, sino la tiranía del reloj!



mil besosssssssssssss

el nombre... dijo...

tengo que sacarte el sombrero! escribís cada vez mejor, desde que te conozco.
No sé como sacás las mejores letras para expresar todo eso que tenés dentro, y de esa manera...

Me quedo en un suspiro, hacés que me falten las palabras.... (difícil tarea cuando se trata de alguien que las habita tan insisitentemente!!!!!!)

te quiero.

aunque no esté siempre en tus comments, lo admito, pero no es falta de voluntad, sino la tiranía del reloj!



mil besosssssssssssss

quantum dijo...

Sabia en amor la perra negra, sabia hasta reinventar los colores, ésos que vibran en sus versos, dueños de pérdidas y rescates.

Un beso, Rescatadora in Blue.

coco dijo...

Cada vez que lo leo más me gusta. De arriba a abajo. Y esta es la canción de cuna más bonita que nunca he leido. Anda, pásame los kleenex.

Isa S.B dijo...

Ante estos versos ¿quién puede negarse?
Saludos.

Ana di Zacco dijo...

Pero luego viene Atenea y se lo quita, ¡ay estas diosas, que guían al héroe por el buen camino y se lo arrancan a las Calipsos...!

Alberto dijo...

Buen rescate de versos.

enrique dijo...

"Mi bien"; de lo más hermoso que jamás haya leído...
Gracias por traernos de nuevo este enorme poema, a esta Calipso que tanto atrae a Antonio...
Tengo ese libro tuyo venerado en un altar...

NoSurrender dijo...

¿y por qué pensar en el mañana cuando se vive hoy? carpe diem, poeta.

S (ese) dijo...

De Perra Negra dices?
Bueno, ya sabes...

Perro ladrador, vecino que no duerme.

MaleNa Ezcurra dijo...

Que placer leerte, mi alma levanta vuelo, se enreda en tus letras.

Tu tinta es una garua suave, tenue.

Te abrazo siempre.

atikus dijo...

Que poesía tan bonita, para quedarse un rato más, como los amantes del cuadro, porcierto me encanta también ;)

Luna Carmesi dijo...

No te despiertes aún...
Utópica soñolencia...

tTiger dijo...

Hola guapísima.

Cada poesía tuya es abrir una puerta de la más profunda intimidad del corazón. Me llegas mucho con tus versos. ¡Qué exquisitos son! ¡Cuánta belleza encerrada en ellos!

Me apunto, porque realmente me ha tocado, la siguiente frase:

"y piérdete en mi sexo para retomar el camino"

Me ha tocado porque realmente me encuentro en esos momentos. Es una sensación extraña pero maravillosa de plenitud.

Cuídate mucho y sé feliz.
Un beso.

LOLA GRACIA dijo...

Qué dolor amar así. Es tremendo.

CurroClint dijo...

Este poema huele a mujer por los cuatro costados, a mujer enamorada de un viajero, de un aventurero... Huele a aventurera también, por eso mismo, a soñadora, a descanso de guerrero, a mujer-madre y mujer-amante, a mujer de finales del XIX... A amor isleño, mitológico, a puerto de paso obligado atemporal... (Me recuerda a una historia canaria que viví) Gracias.
Besos

Liton dijo...

Un beso en lo más alto.